Antonov, el sueño de la ingeniería de la Unión Soviética que se convirtió en icono mundial
En 1988 hizo su primer vuelo, luego estuvo una decada en tierra semidesarado, en la decada del 2000, llegaron propuestas comerciales para darle uso, y su tamaño por supuesto era el apropiado para extracargas. En 2002 de nuevo, estuvo en el cielo.

Es el único avión de ultracarga que se había convertido en toda una ‘celebridad’, aunque fue diseñado y armado en la Unión Soviética, el Antonov  es comercial y también ha servido para labores humanitarias.

Noticias Internacionales.

Desde el fin de semana se especula que el avión Antonov An 225 pudo quedar destruido tras el bombardeo, que sería ruso, al hangar donde se encontraba en Ucrania.

De ser así, sería una gran perdida para la ingeniería aeronaútica y el transporte de carga en el mundo.

Antonov, el sueño de la ingeniería de la Unión Soviética que se convirtió en icono mundial.

«Transporta las cargas más pesadas de la tierra» con largos trayectos que parecían imposibles, indica el documental ‘Maravillas de la Ingeniería’.

Las imágenes de satélite no permiten ver con claridad cómo quedó la aeronave de ultracarga, un icono mundial de la aviación. Y por tierra, dado que las tropas rusas se tomaron la zona, no se ha podido hacer verificación tampoco.

«A las 5 de la mañana me despertaron las bombas»: Piloto vallecaucano logró salir de la zona de guerra en Ucrania

«No tenemos reportes de las condiciones técnicas de la aeronave», había informado Antonov Company, la empresa que opera este avión.

Ese mismo mensaje lo retuiteó este lunes.

El gobierno ucraniano dijo que si hubo destrucción en el lugar, Gostomel, donde tenían en mantenimiento el Antonov. Pero hasta ahora se desconoce cómo quedó.

Además, en este momento, estaría en manos rusas.

«Un logro de la ingeniería humana, una proeza de la ciencia, el diseño y las matemáticas»: ‘El coloso del aire’.

La insignia International Cargo Transporte convitió al 225 en una ‘celebridad’ del cielo en el mundo. A donde llegaba era recibido por cientos de personas en los aeropuertos.

Dolorosa perdida

El AN-225, Mriya (Мрія) que significa ‘sueño’, fue diseñado para transportar el transbordador soviético Burán y otros grandes componentes del programa espacial soviético.

Quienes han seguido su historia, recuerdan que el Antonov «nunca fue diseñado para la guerra, fue hecho para la ciencia y la paz».

En 1988 estuvo completamente listo y operativo.

Se pensó en construir otros, pero su gran tamaño, costos y demás, impidieron ese proyecto, y la misma aeronave estuvo un tiempo sin ningún uso.

Surcó cielo en Norteamérica, Europa, África, Asia y hasta América Latina.

Estuvo varios años semidesarmado, sin ningún uso tras el colapso de la Unión Soviética. Ucrani lo heredó.

En la decada del 2000, llegaron propuestas comerciales para darle uso, y su tamaño por supuesto era el apropiado para extracargas.

Dos años pasaron en los arreglos, adecuación y para ajustarlo a la flota que tenía Antonov Airlines, una aerolínea de carga especializada en cargas enormes.

Para ingenieros aeronaútico, esta aeronave es «de toda una maravilla de la tecnología humana». Creen que fue un privilegio verlo volar.

«Un logro de la ingeniería humana, una proeza de la ciencia, el diseño y las matemáticas… Pero trascendió eso», indican.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here