En medio de un enorme dolor y tristeza despidieron a la pequeña Tatiana Michell, la bebé que murió tras ser víctima de abuso sexual en Galapa

El padrastro de la bebé, un menor de 17 años de edad y que sería el responsable del reprochable hecho fue aprehendido. El joven y la madre de la víctima convivían juntos hace 8 días.

Noticias Atlántico.

En Galapa, Atlántico aún no salen del dolor y la enorme consternación luego de conocerse el indignante caso que rodea lo sucedido con la pequeña Tatiana Michell, la bebé de 3 años de edad que murió luego de un cuadro febril y vómitos, tras un aparente abuso sexual.

La tarde de este lunes 2 de mayo en el barrio Mundo Feliz no fue un día normal.

Toda la comunidad se unió, salió a las calles del sector y en medio de pancartas, dolor y llanto despidieron a la bebé.

Entre las voces que se escucharon había una un unisono que pedía justicia por el reprochable hecho.

El padrastro, un menor de 17 años vivía hace 8 días con la madre

Con el paso de las horas se han ido conociendo nuevos detalles del escabroso hecho, dentro de estos se supo que la madre de Tatiana es una joven de 21 años de edad que tiene otra niña, una pequeña de dos años y medio.

Sobre el padrastro y presunto responsable de lo sucedido con la bebé ya se había confirmado era un joven de 17 años de edad, que convivía con la madre de la víctima hace 8 días y que teniendo en cuento lo manifestado por Lina Arbeláez, directora general del  Instituto Colombiano de Bienestar Familiar -ICBF- ya se encuentra bajo medidas establecidas de un juez pertinente.

«Me dijeron, está muerta y yo no creía, me la llevé al hospital»: abuela de la bebé

TuBarco Noticias Caribe conoció parte de la versión de la familia de la niña, y hay conmoción e indignación.

La madre salió este sábado a trabajar y dejó a la bebé con quien sería su padrastro, un menor de 17 años de edad. Ella mayor, y con otros hijos pequeños, y él menor, tenían de estar conviviendo apenas dos meses.

bebé Galapa abuso Mundo Feliz
Hay tristeza y dolor en Mundo Feliz, Galapa.

Al parecer, le dijo que no llevara a la bebé donde la abuela materna, que la mantuviera en la casa. Sin embargo, en la noche, el adolescente decidió llevarla, pero ella, estaba «ardida en fiebre, vomitando».

La abuela no estaba pero cuando llegó, una vecina y otra familiar le dijeron: «La niña está muerta». 

Como pudo, la tomó en brazos en medio de la desesperación y sin entender qué ocurría. «Yo le advertí varias veces que no era buena esa relación», se lamenta constantemente.

En el carro camino al hospital local, la bebé iba ya mal, «vomitaba por la boca, la nariz» pero no había más reacción. Al ingreso a la urgencia, la declararon «sin signos vitales».

Signos de alarma

Una vez adentro, la llamaron: «Quién cuidaba a la bebé», le preguntaron. «Un muchacho con el que la mamá la dejó».

La sorpresa, indignación, tristeza se vio reflejada en el personal de salud. «¿Cómo que un muchacho?», le replicaron.

A él, lo mandaron a llevar al hospital con la policía, lo interrogaron y dijo que, la niña había tenido fiebre y que le puso medias y compresas. Ahí empezaron a revelarse datos: «La bebé tiene signos de abuso».

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here