desminado Tuluá
Noticias Valle.

Los desminadores no portan armas de fuego, y todavía las autoridades no explican, por qué no había vigilancia ni custodia cerca al campamento donde estaban trabajando.

La semana pasada un grupo de 20 militares perteneciente al Batallón de Ingenieros que cumplían labores de desminado humanitario, fueron sometidos por un grupo de disidentes de la guerrilla en zona rural de Tuluá, Valle, los robaron y los amenazaron, este jueves ese grupo irregular, ha revelado el vídeo de ese asalto.

El coronel Hoover Yarley Ríos Román, comandante Brigada de @Ingenieros_EJC de Desminado Humanitario, confirmó el ataque armado y el hurto a los desminadores.

En un vídeo, se revela como fue parte de ese atraco.

“Aquí tenemos a todos estos soldados profesionales del desminado humanitario. Les vamos a respetar la vida siempre y cuando ellos cooperen con nosotros en información y entregándonos toda la intendencia que tengan”, se escucha en el vídeo.

desminado
Mientras el disidente les dice que “a su jefe no les importa ustedes”, los soldados permanecen en el piso, con hombres armados a su alrededor.

Les dice que si los matan, a “a su jefe no les importa ustedes”.

Señalan que si les disparan ahí, “van a un pueblo y reclutan a otros de nuestra misma clase social, que es lo más triste”.

Ese día el reporte fue que se les robaron equipos de detección del desminado, elementos personales, celulares, computadoras.

Hasta una camioneta la incineraron y otro vehículo se lo robaron.

La información que se conoció ese 18 de septiembre, fue inicialmente porque desde la zona una vez se fueron los disidentes, los militares pidieron ayuda a los residentes.

Luego, el Ejército confirmó lo ocurrido.

Los desminadores No estaban escoltados, “por los principios de neutralidad, imparcialidad y humanidad”.

“Somos de la compañía Adán Izquierdo de las Farc-EP”, se identifica quien graba.

En una mesa se ve un fusil, que no es de los soldados profesionales porque eran desminadores y no estaban armados. En otra parte del vídeo, se ve a uno de los guerrilleros, requisando a un militar que está sometido en el piso.

Ese día, los 20 soldados desminadores del Batallón de Ingenieros de Desminado Humanitario N.°6, estaban entregando “un área libre de sospecha de minas antipersonal en la vereda Guayabito”, en zona alta de Tuluá.

Para evitar reacciones, los disidentes les quemaron una camioneta y se les robaron otra, aunque intentando huir se volcaron en el camino.

Tareas de desminado en zona rural de Tuluá.

El robo y ataque no pudo ser repelido, porque este equipo no usa armas, “estaban en estado de indefensión”.

No van armados y tampoco iban escoltados, “por los principios de neutralidad, imparcialidad y humanidad”.

Para el Ejército Nacional fue una “grave acción que viola los derechos humanos y el derecho internacional humanitario”.

La vida de los desminadores que han recorrido varias zonas quitando estos artefactos y limpiando las montañas, estuvo en peligro y ante las faltas de garantía, fueron sacados de la zona por un equipo del Batallón de Alta Montaña No 10.

Sobre este vídeo, las autoridades militares ni de gobierno se han pronunciado hasta ahora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here