Una babilla tiene 30 años.

 

Noticias Medio Ambiente

En una reunión entre autoridades ambientales y defensores de los animales en el Dagma, se determinó que una babilla que vive en el lago en Ciudad Jardín, será trasladada a su hábitat natural en el Pacífico y la otra, se quedará en Cali.

Pero según el Dagma, serían por lo menos tres babillas jóvenes las que allí habitan.

Terry Hurtado, de la Federación de Liberación Animal, confirmó que el proceso de traslado si se hará.

“Acudimos varios animalistas, porque teníamos dudas sobre cómo será este proceso, si realmente lo llevarán a  su hábitat y a mejores condiciones y no a un zoológico o a un sitio de riesgo”, explicó a TuBarco.

La babilla mas joven, que se cree tiene unos cinco años, se ha dejado ver últimamente tomando el sol. Varias personas la han grabado, tomado fotos y se han acercado más de lo permitido.

Además, ya no es una babilla, mide más de un metro y medio, las otras estarían igual, y ante ello hay una alerta para que la gente no se acerque, no los alimente y les respete su espacio. 

La situación de contacto de las personas con el reptil, llamó la atención de las autoridades que creen, ya es hora que esté en un hábitat natural. Sin embargo, ha habido críticas contra el Dagma.

Desconfianza

Muchos ciudadanos desconfían de la institución ambiental municipal, especialmente, porque de los anteriores trasladados de babillas no hubo información pública. El Dagma responde que tiene todos los registros y que no hubo interés ciudadano por acompañarlos e informarse.

Fueron liberadas en el César, Antioquia y Córdoba.

Terry Hurtado le informó a este portal, que el compromiso del Dagma “es que la babilla (caimán) mas vieja (de unos 30 años), se quedará en el lago”.

Y también “que llevarán a uno de los animalistas hasta el Pacífico para verificar la liberación”, que se dará una vez las  babillas caigan en la trampa instalada hace ocho días.

Hay una babilla, ya caimán, joven y otra de unos 30 años.

Entre los acuerdos para proteger al reptil que queda, Hurtado explicó que “la campaña educativa ahora tiene que ir enfocada a que la gente entienda el riesgo pero sin estigmatizar al animal”.

Es decir, que los ciudadanos lo quieran y cuiden, pero sin acercarse, sin alimentarlos, respetando el perímetro

Ya no es una babilla, mide más de un metro y medio, ante ello hay una alerta para que la gente no se acerque.

El Dagma

Claudia Buitrago, directora del Departamento Administrativo Municipal del Medio Ambiente en Cali, confirmó que las babillas serán liberadas en manglares del Pacífico con apoyo de la CVC.

Buitrago también aseguró que estos reptiles “no se reproducen en el humedal, provienen de zoocriaderos, tenemos evidencias que indican que estarían en manos de humanos quienes fueron y las dejaron ahí”.

Reiteró que hay un riesgo con las babillas jóvenes.

“Si ven gente caminando, ellas los van a seguir creyendo que los van a alimentar, porque la gente las está alimentado”, dijo.

La babilla mayor, en cambio, es más esquiva, sale menos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here