Noticias Valle.
Por Ángela Collazos / Periodista de Tu Barco

La Asociación de Establecimientos de Diversión Nocturna de Cali y el Valle (Asonod) se pronunció sobre la situación por la que atraviesan los empresarios del gremio y más de 20.000 familias que viven directamente de negocios como discotecas, bares, bares-restaurantes, distribuidores de licor y estancos.

El presidente de Asonod, Alejandro Vásquez, en entrevista con Tu Barco, dijo que ellos representan a 100 establecimientos en Cali, 30 en Menga y Juanchito, 35 en Buenaventura, 45 en Palmira y 75 en el Centro y Norte del Valle.

Vásquez afirma que, aunque algunos empresarios han podido hacerle frente a sus obligaciones económicas desde hace mes y medio con pagos de nómina, arriendos e impuestos, no van a poder aguantar mucho tiempo porque su facturación actual es de cero ingresos y por eso la situación es angustiante.

¿Cuál es la situación que viven actualmente los empresarios y trabajadores del gremio del entretenimiento nocturno en el departamento?

La situación es de una crisis absoluta. Son más de mes y medio de cero ingresos. Solamente quedaba un reducto que eran las distribuidoras de licor y los estancos, que tenían ventas con sus domicilios, que se pueden aproximar a un 6% de su facturación corriente. Sin embargo, ya llevamos dos fines de semana con Ley Seca. Y todo indica que desde el próximo viernes tendremos otro fin de semana con Ley Seca para todo el Valle del Cauca. La crisis es total porque los arrendamientos continúan, los servicios públicos han seguido llegando, hay compromisos con la nómina y con el pago de impuestos.

El gremio de los establecimientos nocturnos fue de los primeros en cerrar. La Presidencia de la República ha dicho que este sector va a ser el último en abrir nuevamente, hasta que se tenga una vacuna o como mínimo 18 meses.

A través del Ministerio de Industria y Comercio se está mirando la posibilidad de tener unos protocolos para la apertura gradual de restaurantes y algunos bares. Esto es interesante porque se vislumbra una posibilidad de apertura, pero el problema es que esto va a ser mucho tiempo después de dos meses, y estamos hablando que todas las empresas de esta industria son pymes o famipymes que deben sostener arrendamientos, servicios, nóminas, impuestos. La situación es caótica.

¿A cuánto ascienden las pérdidas de los empresarios que integran Asonod?

Nosotros calculamos que hay alrededor de 2.000 negocios nocturnos en el Valle y que son entre 15 y 20 mil personas que tienen empleos directos en estos negocios; sin contar los demás sectores que tienen que ver con el nuestro, como: logística, que prestan los servicios de seguridad; los 16 mil taxistas en Cali, de los cuales un 40% prestan turnos nocturnos; los proveedores de hielo, desechables, bebidas alcohólicas y no alcohólicas, internet, publicidad, community manager, entre muchos otros.

Estamos adelantando una encuesta socioeconómica para medir el tema de ingresos y pérdidas económicas. No quiero anticiparme porque sabemos que muchos al día de hoy ya han tomado la decisión de entregar sus locales. La pérdida es la inversión que hicieron en el negocio, eso se perdió. Calcular en este momento las pérdidas… nos quedaríamos cortos.

Usted afirma que los apoyos que han recibido son más morales que efectivos, ¿por qué dice eso?

En días pasados nos reunimos con alcaldes del departamento del Valle y encontramos que en esos municipios hay unos 40 negocios. En la reunión les dijimos a los alcaldes: “Estamos en el momento del vencimiento del impuesto de Industria y Comercio (esto fue la semana pasada), y en este momento no hay caja, no hay efectivo en estos negocios. Les pedimos que estos negocios, que van a ser los últimos en abrir, tengan una condonación o que paren la decisión de cobrar el impuesto mientras llegamos a una solución”. Y simplemente no hubo respuesta por parte de los alcaldes. Estábamos hablando de municipios donde solo hay 30 o 40 negocios, yo pienso que la decisión no era tan grande. No hubo la altura para aplazar el cobro del impuesto al menos uno o dos meses mientras se toman decisiones. Parece que no entienden la situación de los propietarios de los negocios que no tienen caja, no tienen ingresos.

Le interesa: Cerca de 1.000 profesionales de la belleza están urgidos de alimentos

También estamos haciendo el ejercicio de comparar las facturas de servicios públicos de lo que se pagaba antes y de las nuevas facturas que han llegado con un mes de cierre. Tengo reportes de que han llegado iguales o incluso más altos, teniendo los negocios con candado. Allí está pasando algo serio. Son cosas en las que los alcaldes pueden decidir o al menos interceder, y no está pasando.

Ustedes ya han tenido acercamientos con el Gobierno Nacional, ¿qué les han dicho en estas reuniones?

Hay dos mensajes. Uno, que es el sector que va a tener una apertura muy gradual, en el caso de restaurantes y algunos bares, aunque no han dicho fechas. Pero en el caso del sector de discotecas y las barras, estamos hablando de que abrirían cuando haya una vacuna y de aquí a eso puede pasar un año o año y medio. Es difícil que cualquier empres,a por grande que sea, aguante ese tiempo, es imposible.

Los acercamientos que hemos tenido con el Gobierno han sido para tomar decisiones respecto a arrendamientos, servicios públicos, a la nómina -porque nos duele mucho la gente que depende de esta actividad-, a los impuestos, y a los créditos con los bancos. Estamos solicitando armar unas mesas de trabajo locales, departamentales y nacionales.

¿Qué medidas o estrategias han empleado para poder sostenerse este tiempo con cero ingresos para pago de arriendos, nómina y servicios?

Algunos apelaron a sus ahorros en su totalidad. Otros tenían la posibilidad de generar unos domicilios con licor o alimentación, pero con las dos semanas de Ley Seca que pasaron y la que viene, eso no ha podido volver ocurrir. También muchos han dialogado directamente con los dueños de los locales porque el 95% de los locales donde operan bares y discotecas son arrendados. Cada uno ha tenido que hablar con el propietario del local y llegar a unos acuerdos, o solicitarle una espera para pago de arrendamientos, dándole prioridad a la nómina. La situación es que ya esos dineros se han ido agotando.

Otros gremios han hecho donatones para las personas más afectadas, ¿ustedes han hecho algo similar?

Por supuesto. Cada uno a nivel individual lo que ha hecho, a través una serie de esfuerzos para apoyar a sus trabajadores directos y, en algunos casos, a los indirectos, desde la comunidad de los distribuidores de licor, estancos, bares y discotecas. Han tenido la voluntad de trabajar por sus empleados. Estamos solicitándole a la Gobernación y a la Alcaldía de Cali, que tenga en cuenta sus bases de datos porque la gran mayoría de estos muchachos que trabajan como meseros, bartenders, DJs, pertenecen a estratos populares de las ciudades del Valle y necesitan un apoyo.

#EnVivo ¿Qué pasará con discotecas y establecimientos nocturnos en Cali?

El presidente de Asonod, Alejandro Vásquez, revela detalles de la situación que viven los empresarios del gremio del entretenimiento nocturno en el Valle y sus trabajadores.

Posted by TuBarco on Tuesday, May 5, 2020

 

¿Cuáles son los casos más delicados que han detectado en la gente que trabaja para los establecimientos?

Hemos estado muy atentos y hemos tratado de que en cada negocio, además de los propietarios, haya un líder entre los empleados, sea un mesero o un Dj, y que él sea la persona que nos retroalimente sobre qué es lo que les está ocurriendo directamente a ellos. En este momento no quisiera llegar al punto de que alguno esté pasando hambre y decir que ya están en un límite porque no se están generando ingresos.

Lea también: “No vamos a aguantar mucho”, representante del gremio de los eventos

La otra cara de la moneda es la del empresario que está enfrentado a los arrendamientos, porque un local comercial paga como si estuviera en un estrato 6, independientemente del lugar donde se encuentre. También pagan la máxima tarifa de servicios. Algunos tienen varios locales, en otras ciudades del Valle, en Bogotá o Cartagena, porque sus negocios habían prosperado. Pero esa prosperidad en este momento se convirtió en un cuchillo de doble filo porque asumir varios arrendamientos y nóminas, se volvió muy complejo para los empresarios.

¿Hasta cuándo creen que van a aguantar?

La situación ya es supremamente angustiante. El viernes estuvimos en una charla virtual con nuestra bancada regional, con representantes y senadores, la Gobernadora, algunos alcaldes y parte de sus gabinetes. Magnífico que nos hayan escuchado con tanta atención, pero lo que necesitamos es que se tomen decisiones urgentes, porque entonces si programamos esta misma charla de nuevo para dentro de 15 días, cada día que pasa es un día de grave crisis.

Muchos han entregado ya sus locales, porque hay un nivel de incertidumbre muy grande. Porque si a uno le dijeran que en tres meses abrimos, podemos decir que en 90 días podemos generar algún horizonte económico, un presupuesto, o de cuánto va a ser el préstamo que voy a solicitar, si logro conseguirlo. Pero al no saber si van a ser 1, 2, 3, 12 o 18 meses, mucha gente lo que está haciendo es decir “yo hasta aquí llego”.

El mensaje es de mucha angustia, porque hay gente que ya está en el límite y no sabemos si tienen para una semana o dos semanas más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here