Noticias Valle. 

El caso de don Humberto en Palmira conmovió las redes sociales en todo el país. El joven que lo hizo visible cuenta lo que pasó.

Camilo Guzmán es el trabajador de la casa de cambio de Palmira, Valle, que hizo visible a través de sus redes sociales el abuso a don Humberto.

Lea también: Encontraron a don Humberto, el adulto mayor al que engañaron pagándole con bolívares por un trabajo que hizo

Como se hizo viral la noche de este martes, don Humberto es un hombre de 80 años engañado con bolívares venezolanos. Según su testimonio, realizó un trabajo al parecer en la galería de Palmira por el que unos inescrupulosos le pagaron con bolívares venezolanos. La moneda, como se sabe, está completamente devaluada. 

Su caso fue conocido luego de que Camilo Guzmán lo denunciara a través de Twitter. Guzmán conoció el hecho en una casa de venta de divisas en la cual trabaja, hasta donde don Humberto llegó a cambiar supuestos dólares.

A partir de la denuncia, el caso fue conocido por las autoridades de Palmira, que buscaron a don Humberto para ofrecerle atención. Entre otras cosas, porque se trata de un hombre mayor de 80 años que vive completamente desasistido por el estado y de su trabajo informal.

Camilo dijo que el caso de don Humberto está siendo atendido por las autoridades de Palmira y que mucha gente se ha acercado a ayudar al adulto mayor. Aclaró también que en ningún momento ha buscado beneficiarse de ninguna manera al hacer público el caso.

“Varias personas han dicho en redes sociales que yo me estoy beneficiando de esto, y eso es falso”, dijo Camilo. Su intención, agregó, era visibilizar el abuso del que había sido víctima don Humberto. También llamar la atención sobre la necesidad de cuidar más a los adultos mayores en la cuarentena. 

Desde la Alcaldía de Palmira se informó que don Humberto será acogido en los planes de auxilios para la tercera edad del municipio.

Don Humberto tiene más de 80 años, ya tiene algunos signos de disminución de sus facultades cognitivas y vive con su esposa en una humilde vivienda de Palmira.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here