El alclalde de Popayán y la Policía anunciaron la recompensa.
Noticias Popayán.

Las autoridades han dicho que ese, fue un delito de daño al patrimonio cultural, comunidades indígenas y líderes sociales defienden el gesto y piden que no la vuelvan a instalar.

Indígenas del Pueblo Misak en Cauca tumbaron la estatua de Sebastián de Balalcázar que estaba ubicada en el monumento del Morro de Tulcán en Popayán, tras ellos inició todo un debate sobre la legitimidad y el mensaje social de este hecho, el alcalde de esa ciudad dijo horas después, que ofrecen recompensa para dar con quienes la tumbaron.

La estatua fue derrumbada tras un juicio simbólico en que los herederos de la Confederación pubenense declararon al conquistador español como “culpable de delitos como genocidio, despojo y acaparamiento de tierras” y otros delitos.

Las autoridades han dicho que ese, fue un delito de daño al patrimonio cultural de la ciudad blanca.

Así entonces, el alcalde de Popayán, Juan Carlos López Castrillón y el Mayor General Jorge Luis Vargas, Director de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, anunciaron hasta 5 millones de recompensa “por indígenas Misak que derribaron la estatua”.

“Es prioridad para la Policía y la Fiscalía identificar a los responsables de este delito”.

Están recogiendo “elementos material des prueba, evidencia física que se puedan recoger alrededor de este daño importante al patrimonio cultural de Popayán y Colombia”, anunció el General Vargas.

Ante este anuncio, han llovido críticas a las autoridades y al mandatario payanés.

#AlcaldeFuiYo

Con una campaña en redes sociales al alcalde López Castrillón le responden #MisakSomosTodos y #AlcaldeFuiYo.

“Reitero lo que he manifestado en distintos medios de comunicación, no estamos defendiendo una estatua, estamos defendiendo la convivencia”, escribió este viernes en su cuenta de Twitter.

El alcalde López anunció que la estatua de Belalcázar, de la que también hay una en Cali capital del Valle del Cauca, volverá a ser instalada en el Morro de Tulcán en Popayán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here