Familiares, seres queridos y miembros de la Policía dieron el último adiós al uniformado víctima de un ataque violento en Villa Rica, norte del Cauca.

Noticias Pasto.

El atentado que terminó con la vida del patrullero Mario Fernando Guerrero Basante en Villa Rica, norte del Cauca, no solo ha aumentado la indignación en Pasto por los homicidios de los miembros de la fuerza pública, sino en todo el país.

El uniformado nariñense que fue víctima de los violentos cuando se encontraba de civil y departiendo en un establecimiento público fue sepultado este jueves en Pasto.

Fue sepultado esta tarde en Pasto

Su despedida fue acompañada por por familiares, seres queridos y otros miembros de la fuerza pública que dieron el último adiós en medio de homenajes y una enorme tristeza.

La caravana estuvo acompañada de varios ciudadanos que mientras observaban su paso, grababan con sus teléfonos celulares pidiendo justicia y «respeto a la vida».

Judicialización de presuntos responsables

De acuerdo con las autoridades, los responsables del homicidio del uniformado son un sujeto identificado como Jhon D. y un menor de edad.

Estas dos personas habrían ingresado con armas de fuego al establecimiento comercial en el que estaba el uniformado y, al parecer, le dispararon por la espalda en varias oportunidades.

Los elementos de prueba obtenidos en una rápida actividad investigativa permitieron identificar en 36 horas a los señalados agresores.

Ante el despliegue para lograr su ubicación, el adulto y el adolescente se presentaron a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Villa Rica.

Allí, los funcionarios del CTI de la Fiscalía realizaron los cotejos dactiloscópicos y constataron que se trataba de los supuestos implicados.

Por ello, un fiscal de la Seccional Cauca les imputó los delitos de homicidio agravado, y fabricación, tráfico y porte de armas.

Aceptó cargos

Jhon, quien aceptó los cargos, recibió medida de aseguramiento privativa de la libertad en centro carcelario; mientras que el menor de edad fue afectado con medida de internamiento preventivo en Centro de Atención Especializada (CAE).

La investigación continúa para establecer si el crimen del uniformado obedece a una retaliación por parte de alguna organización que delinque en la zona, y que ha sido afectada por la Policía Nacional.

En Barbacoas los atacantes «portaban uniformes» de fuerzas militares, cuatro personas murieron

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here