Los «dos artistas callejeros» se conocieron entre Bolivia y Perú, buscan llegar a Estados Unidos y en la Plaza de Mercado El Potrerillo ya los conocen por sus pequeñas presentaciones.

Noticias Pasto.

El llamado rebusque es sin duda alguna la salida que muchos colombianos se ven obligados a elegir para obtener su sustento y el de sus familias. Vendedores de dulces, lotería, rifas y hasta cantantes callejeros es lo que se observa en muchas ciudades del país; tal como sucede en Pasto en donde extranjeros como un argentino y venezolano se ganan la vida con su arte.

Ambos fueron captados y grabados en la Plaza de Mercado El Potrerillo en la capital nariñense.

Allí en medio de una pequeña presentación este lunes, llenaron de música a varios comensales.

Los dos contaron al periodista Carlos Andrés Salazar que se conocieron en la frontera entre Bolivia y Perú.

Tienen un sueño que comparten y es llegar a Estados Unidos con su música y «rompiendo fronteras», como su lema lo dice.

El rebusque en Nariño

Un preocupante panorama en materia de trabajo informal es el que se vive en la ciudad por cuenta del elevado índice de jóvenes que viven del rebusque, y muchos que han migrado a otras zonas por diferentes razones y tienen que terminan con empleos informales para sobrevivir.

Cifras señalan que la ciudad hay cerca de 34 mil personas que de esta modalidad, lo cual ha elevado la pobreza en la región.

Y es que de acuerdo con las estadísticas Cali, Pasto, Bogotá, Medellín, Pereira, lideran el top de  las ciudades con mayor índice de informalidad.

Sin embargo, esta realidad llama la atención porque en enero del 2021 y durante varios meses, la capital de Nariño tuvo más índices de empleo que otras ciudades, con las que hoy está en la lista de la informalidad más alta.

Realidad de un tumaqueño en Cali

TuBarco Noticias Pasto, con la Escuela de Periodismo Ciudadano, realizó un recorrido para conocer de cerca esta situación que se presenta día a día en la capital vallecaucana.

Durante la visita a la ‘Colina de San Antonio’, se pudo conocer la historia de Jonathan, un joven oriundo de Tumaco, que tuvo que dejar su ciudad natal en busca  de un mejor porvenir.

Explicó que la decisión de dejar su ciudad, la tomó en medio de la crisis económica.

Señaló que una noche, les pidieron que hicieran una carrera a otra ciudad y él junto con su padre, decidieron aceptar sin pensar que la crisis se avecinaba.

En medio del viaje, inescrupulosos los robaron y su padre resultó herido y tuvieron que trasladarlo a otra ciudad, ante la complejidad de las heridas.

Al ver la crisis que atravesaban, una noche nuevamente decidió viajar hasta Cali, y allí tratar de encontrar opciones económicas.

Ahora, en la capital del Valle, labora en la informalidad como miles de ciudadanos.

Desde ventas de ropa, comidas, accesorios y otros servicios se pueden encontrar en sitios turísticos, parques, plazas y otros escenarios. Con un incremento notorio en semáforos y separadores viales.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here