Noticias Nariño.

La mujer le contó a TuBarco Noticias Pasto, la pesadilla que vivió la noche que su pareja, aprovechó que estaba sola y le dijo “hoy tienes que morir”.

“Ella es una loca esquizofrénica que necesita medicamento”, le dijo a los vecinos y a los policías, cuando la mujer salió corriendo del apartamento la noche del viernes, luego de haber sido abusada, golpeada y casi morir en lo que parecía el inició de una nueva oportunidad con su pareja y terminó siendo una pesadilla.

Este caso de presunto intento de feminicidio y violencia intrafamiliar, ocurrió en Catacumbo, zona rural de Pasto.

Se conocieron a finales del 2019, “todo empezó como un tema laboral, porque él se me acercó que estaba interesado en el negocio en el que yo trabajo”.

Cuenta que cuando empezó a ver actitudes obsesivas, a controlarla e incluso, “a meterse en mis redes sociales”, me quise alejar. Eso fue en marzo.

Hasta la fecha, han sido meses de ‘ires y venires’, ella lo deja y él regresa.

“Tiene una capacidad de manipulación increíble”, le dice la víctima a TuBarco Noticias Pasto.

Ella, tiene una niña de 3 años de edad, “y por ella fue que yo me alejé más de él porque sentí que era un riesgo”.

Afirma que quien era su pareja, nunca agredió a la niña, ni la trató mal, “tampoco nunca la he dejado sola con él”.

El papá de la menor se la lleva los fines de semana siempre, “y ese era el tiempo que más compartía con Jairo, porque de resto yo trabajo”.

“Voy cambiar, te amo, eres lo mejor”

Hace ocho días, cuando se suponía que habían terminado del todo, ella viajó a Llorente a visitar unos pacientes en zona rural, la acompañó su padre. Al sitio done fueron no había señal, cuando regresó al hotel, “tenia como 40 llamadas de él”, de su expareja.

El hombre le dijo que no podía estar sin ella, que lo perdonara y que se casaran, que él la iba a sacar adelante, que ahora sí iba a trabajar.

“Yo le dije, Jairo, yo no te he pedido eso, estoy trabajando y necesito es paz”, cuenta.

pareja
Ella permanece hospitalizada, ya se instauró la denuncia pero el presunto agresor, sigue libre.

El hombre, insistió: “Voy cambiar, te amo, eres lo mejor”, le dijo.

Cuando ella regresaba de viaje a Pasto, según denuncia, el hombre llegó a casa de su madre y le “entregó plata aquí y allá, incluso trajo muebles, loza nueva”.

Las convenció de que podían iniciar una vida juntos y que iba a estar juicioso.

“Si ustedes me dejan sola con él, está noche me muero y dejo una hija huérfana”, fue la súplica para que los vecinos llamaran a la policía.

Y llegó una nueva oportunidad, ya ella había ubicado un lugar para mudarse con su pequeña, “más económico porque pues por la pandemia mis recursos han mermado”.

Así que con lo nuevo que él compró, el viernes empezaban una nueva vida con su pareja.

“Es que siempre fue así, él se fue metiendo, metiendo sin permiso”, dice ella como disculpándose porque haberle dado otra oportunidad.

Ese noche el hombre consumió algo de licor, al fin y al cabo estaban celebrando.

Cuenta la víctima, que de repente él empezó una escena de celos, “que porque cuando yo me quedaba callada estaba pensando en el papá de mi hija”, dice.

Explica que desde que se dejó con su expareja solo hablan de su hija por teléfono.

De hecho, por esta relación, el hombre está pidiendo la custodia total de la niña.

La noche infernal

“Yo intenté calmarlo, la verdad esa noche sentí palpitos de que algo iba a terminar mal, no sabía qué hacer y él se ponía más agresivo”, explica desde la clínica donde permanece.

Finalmente, “me dio un puño en la cara, luego otro en el ojo, en la cumbamba, me arrastró al cuarto, como yo tenía pijama me la quitó, me estrujó los senos, me quería sacar la lengua, yo gritaba, pedía ayuda”. Abusó de ella.

“Tengo desgarro, estaba orinando como sangre, me duele todo”, dice.

“Es entendible que los vecinos no fueron a ver qué pasaba, porque minutos antes habíamos estado riéndonos, hablando, normales”, justifica así, que nadie acudió en su ayuda. 

Forcejearon cuando ella logró escapar a la cocina, terminó herido él con un cuchillo y ella corrió y se encerró en el cuarto. Finalmente, el sujeto se calmó.

“Yo ahí sabía que tenía que engañarlo para poder salir corriendo a pedir ayuda, entonces lo dejé entrar, me trajó ropa, me vestí, le dije que lo que había pasado había sido un mal momento y ya, que íbamos a ser felices y que le iba a traer agua para que se calmara.

Cuando llegó a la cocina, “agarre el celular que lo tenía cargando y salí corriendo”.

Llegó donde un vecino, pero la gente dudaba en ayudarle, especialmente por la actitud de su pareja.

“Yo estaba nerviosa, llorando, alterada y él llegó a buscarme de lo más tranquilo, dijo que yo tenía problemas y que cuando no me tomaba las pastillas, me golpeaba a mi misma, me ponía así”, explica.

“Si ustedes me dejan sola con él, está noche me muero y dejo una hija huérfana”, fue la súplica para que los vecinos llamaran a la policía. 

Finalmente la patrulla llegó y a ellos,  les dijo lo mismo, que su pareja “estaba local”.

Dado que no habían visto flagrancia y atendieron el caso en la calle, la policía “lo dejó a él en mi casa, y me robó, se me llevó plata, cosas de mi hija”.

A ella, en la patrulla la llevaron donde su madre.

“De ahí, como estaba tan lastimada nos fuimos al hospital”, señala.

Ella permanece hospitalizada por lo menos dos o tres días más, “ya el CTI y Policía recibieron la denuncia“. Él, sigue libre y sin pronunciarse.

La víctima denuncia que una vez intentó ponerle una caución, “pero en la policía me dijeron que tratara de dialogar con él, y me dieron un número del cuadrante por si se ponía agresivo”.

El esposo se convirtió en su pesadilla, así ha sido la odisea de Yesenia tras separarse

A TuBarco se le permite publicar esta historia, con reserva de identidad por protección de la víctima  y su familia.

El caso es materia de investigación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here