Esta es la historia de don Alfonso Guzmán, el adulto mayor oriundo de Nariño, que vivía en las calles de Palmira y que una familia de buen corazón lo adoptó.
Noticias Nariño

El adulto mayor viajó desde La Cruz, Nariño hasta Palmira, peró perdió el contacto con sus hijas que viven en Ipiales. Familia de buen corazón le brindó techo y comida.

¡Como un milagro de Dios!, así fue el apoyo que recibió don Alfonso Guzmán, un adulto mayor oriundo de Nariño que por azares de la vida terminó viviendo en un parque en Palmira, Valle del Cauca.

El hombre de 78 años de edad, quien afirma que residía en el municipio de La Cruz, Nariño, viajó hasta la ciudad de Palmira para mejorar sus condiciones de vida.

Indicó que les informó a sus hijas de la decisión, quienes no tuvieron reparo alguno; por lo cual decidió empacar maletas y viajar como pudo, pero en el camino perdió contacto con su familia.

Manifiesta que al llegar a la ciudad, logró conseguir un trabajo relacionado con la madera, pero se quedó sin empleo.

Asegura que en medio de esta situación, el adulto mayor empezó a sufrir por la crisis de la pandemia.

Y tuvo que irse a vivir al parque Obrero del municipio y muchas veces se quedaba sin comer.

¡Un milagro¡

Sin embargo manifiesta que tras vivir por varias semanas en la calle, doña Olga Lucía Velásquez, una mujer de buen corazón se conmovió con su historia.

La mujer asegura que un día en compañía de su familia conoció la historia de don Alfonso Guzmán.

Manifestó que tras escucharlo y ver las condiciones en las que se encontraba, lo invitó a su casa para brindarle algo de comida.

Sin embargo, Olga le contó a TuBarco que en horas de la tarde, cuando don Alfonso se disponía a salir de la vivienda, le preguntaron para dónde iba.

“Él nos dijo que se devolvía al parque y la verdad nos conmovió. Le pedimos que se quedará y él aceptó”, dijo Olga.

Aseguró que ante esta situación y con el pasar de los días, le dijeron a don Alfonso que se quedará allí, para que no pasara dificultades.

Manifestaron que de buen corazón, le ofrecieron techo y la comida no le falta.

Apoyo para Alfonso

“Mi intención no es que se vaya, si no que sus hijas sepan que él está bien, que me llamen, ( 302 213 42 78)”, asegura.

Indicó que es muy colaborador y muy aseado, por lo cual se encariñaron con él. ” Que sea Dios quien decida nuestro destino”, dijo.

Por otro lado, don Alfonso dice que hace meses falleció su esposa y que tiene tres hijas que viven en Ipiales, con quienes ha perdido contacto y no sabe cómo ubicarlas.

Finalmente expresaron que lo único que desean es que se difunda la información, para que su familia sepa de él.

Le puede interesar:

‘El Tunel’, el vídeo con el que un estudiante nariñense ganó importante premio en España

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here