Con la captura de los presuntos homicidas de la joven promesa del fútbol, las autoridades armaron el rompecabezas. Culpables habrían sido lugartenientes de Guacho.

Noticias Nariño

Una venganza contra su padre sería la razón detrás del crimen de Ronald Caicedo Ordóñez, una joven promesa del fútbol en Tumaco.

El adolescente, de apenas 16 años, falleció tras recibir varios impactos de bala en una

vivienda del corregimiento de Llorente, a una hora de ese puerto nariñense.

Aunque el crimen se registró hace casi una semana, solo en las últimas horas se conocieron detalles reveladores del homicidio.

¿Qué sucedió?

Investigadores cercanos al caso le contaron a TuBarco que todo empezó con un reclamo del padre del menor de esta estrella del fútbol.

El hombre requirió a dos clientes que se hospedaron en el hotel que administraba porque incluyeron en sus habitaciones a otras seis personas y no pagaron por ello.

Fue allí cuando uno de los implicados sacó un arma de fuego y la accionó contra el padre del menor, impactando a Ronald.

Aunque los familiares trataron de ayudar al chico, las heridas de las balas terminaron provocándole el deceso casi que de forma instantánea.

En la reacción del padre, resultó herido uno de los presuntos delincuentes.

Capturados

El investigador le reveló a este medio que los hombres que accionaron el arma contra el pequeño serían integrantes del frente Oliver Sinisterra, que estuvo al mando de Guacho.

El primer capturado responde al nombre de Fernando Preciado Bismar.

Es procesado por los delitos de concierto para delinquir, homicidio agravado, tráfico, fabricación y porte de armas de fuego de uso privativo de las fuerzas armadas.

Su detención se llevó a cabo en un centro asistencial de Ipiales, a donde fue llevado gravemente herido tras la pelea.

Uno de los presuntos homicidas de Ronald Caicedo fue capturado en un hospital por agentes del CTI.

Otro de los detenidos es Julián Andrés Rosero Díaz, quien fue imputado de los cargos por concierto para delinquir, homicidio agravado, porte ilegal de armas y amenazas.

En las audiencias preliminares, jueces con funciones de control de garantías de Ipiales avalaron los argumentos de la Fiscalía.

Fue así que los cobijaron con medida de aseguramiento privativa de la libertad en establecimiento carcelario.

Fútbol, su pasión

Quienes conocían a Ronald Caicedo Ordóñez recalcaron que vivía por el fútbol.

“Siempre soñó con jugar en el fútbol profesional. Nos duele en el alma que haya terminado así”, afirmó Never Mendez, habitante de la localidad.

El menor de 16 años cursaba el décimo grado de bachiller en una institución educativa de Llorente.

Desde hace más de 10 años estaba vinculado al Club Misión Llorente, una institución integrada por promesas del deporte.

En Llorente hoy hay un llamado unísono para que haya justicia en este caso que enluta la costa nariñense.

Le puede interesar: 

Atrapan a supuesto asesino de instructor del Sena

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here