Marianita
Noticias Cali.

“A mi preocupa que en cualquier momento ese techo se nos caiga …Yo he intentado de verdad pero no he podido arreglarlo”, dijo el año pasado con tristeza.

A principios de diciembre TuBarco contó la historia de ‘Marianita’, una nariñense radicada en Cali y conocida por el grito de “¡Mazamorra!” en Nápoles y Alto Nápoles, pero su situación económica agravada por la pandemia era apremiante pero la ayuda, no tardó en llegar.

Muchos, que siempre le han comprado mazamorra, otros que lo hicieron de niños y ya no viven en la zona, vieron el vídeo aquí publicado y de inmediato, recordaron que ella, siempre les brindó una sonrisa.

El techo de la casa de Marianita estaba a punto de venirse al piso.

Su mayor necesidad, especialmente en días de lluvias, era el arreglo de su techo.

TuBarco conoció su historia, la contó y varios ciudadanos quisieron ayudarla.

Muchos que de niños y adolescentes corrían con la olla a comprarle mazamorra a Marianita, hoy, aunque ya no vivan en Nápoles, han sentido la necesidad de apoyarla.

El grupo de vecinos y amigos ‘la vieja guardia’, es uno de ellos.

Nana Gómez le contó a este portal en diciembre, del cariño que siente por la señora a la que por años le compró esa mezcla de maíz con agua, panela y leche.

“Cuando vi la publicación en TuBarco, de inmediato me puse a contactar a mis amigos”, contó.

Explicó que empezó a hacer la convocatoria entre sus amigos más cercanos, muchos decidieron apoyar, Homecenter también dio un aporte y aún, y se recibieron otras ayudas.

BUENAS TARDES AMIGOS, QUIERO COMPARTIRLES EL CASO DE MARIANITA, PERO TODOS LA CONOCEMOS COMO LA SEÑORA DE LA MAZAMORRA…

PUBLICADO POR NANA GOMEZ EN LUNES, 7 DE DICIEMBRE DE 2020

Con todo el material para hacer el arreglo del techo, faltaba la mano de obra y una vez conseguida, empezó el trabajo.

Tras unos días de obra, el 2021 empezó mejor de lo que esperaban en la casa de Marianita.

No solo el techo fue cambiado en su totalidad, a la vivienda le hicieron otros arreglos urgentes que requería.

Se vino para Cali

Hace años llegó de Aldana, Nariño a Cali, ha hecho su vida en la capital del Valle. Hoy, a sus casi 70 años de edad, y tras 45 de vida laboral, sigue trabajando, ahora de manera independiente, sin una pensión.

La pandemia frenó su negocio, “hay mucha gente que tiene como desconfianza”. Solo está saliendo dos veces por semana.

Sale a la calle a vender con la mayor amabilidad, cada vaso u olla de mazamorra.

Generaciones completas han crecido con su grito: ¡Mazamorra!, pero tras su sonrisa, el único peso no es el del carro que todos los días empuja.

Marianita es el sostén de su hogar, su esposo adulto mayor y con problemas de salud más graves que los suyos, dos hijos también enfermos..

“A mi me da tristeza ver ese techo, el día menos pensado se viene al piso (…) yo he trabajado sinceramente pero no he podido (arreglarlo)”, contó entre lágrimas hace unos días.

Marianita es el sostén de su hogar, su esposo adulto mayor y con problemas de salud más graves que los suyos, dos hijos también enfermos. El otro hijo, es quien le ayuda.

A pesar de todas sus necesidades, sigue ahí, trabajando pero sin más ayudas. No recibe apoyo estatal y su casa, se ha ido deteriorando. Como en muchos hogares, prácticamente, solo alcanza para comida y cubrir algunos servicios.

Ahora tiene una situación menos de que preocuparse, su techo ya quedó arreglado y el entregaron otras ayudas.

Sin embargo, deberá seguir vendiendo su mazamorra y a pesar de sus problemas de salud, tendrá que empujar su carrito para llevar el sustento a su hogar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here