El río Cauca respira nuevos aires, aunque muchos problemas siguen sin solución.

 

Noticias Cali

La parte del río Cauca que pasa por Cali ya no es el mismo que hace 10 años, este es el principal afluente de la ciudad y alimenta el 83% del servicio de agua potable que va para los caleños.

Por muchos años el Cauca estuvo afectado por los asentamientos humanos en las márgenes del río y por el vertimiento directo de aguas negras en su cauce.

El proyecto de periodismo independiente Angela On Air hizo un recorrido con la CVC para evidenciar el estado actual del río Cauca.

17 kilómetros del jarillón del río Cauca están ahora libres de asentamientos. Esta zona se ha reforestado naturalmente. Foto: Angela On Air.

Dentro de los hallazgos se verificó que 17 kilómetros de tierra del jarillón del río, que antes estaban ocupados por miles de familias que se habían asentado desde 1980, hoy en día están completamente despejados.

Con un trabajo articulado por la Corporación Autónoma Regional (CVC), el Fondo de Adaptación y la Alcaldía de Cali, las márgenes del río se encuentran nuevamente reforestadas.

El ingeniero de la CVC, Hernando Devia, que guió el recorrido, mostró cómo las márgenes del río se han reforestado naturalmente, gracias a la reubicación de las familias que antes vivían allí.

«Durante muchos años los asentamientos humanos en la franja del jarillón ponían en riesgo la barrera artificial contra la inundaciones», contó Devia a las cámaras de Angela On Air.

río Cauca
Así se veía el río Cauca hace 10 años, con los asentamientos humanos en el jarillón. Foto: Alcaldía de Cali.

Esto afectaba al afluente con vertimientos directos de aguas negras sobre su cauce.

Dentro de los trabajos realizados por la CVC también se han reforestado 7 kilómetros del Canal Interceptor Sur y 2 kilómetros de la margen derecha del río Cali.

Problemas que aún persisten

Algunos problemas, aunque en menor medida, todavía perduran.

Un claro ejemplo es que todavía persisten inescrupulosos que siguen arrojando escombros en las márgenes del río, lo cual se considera un delito ambiental.

En el recorrido se pudo evidenciar cómo todavía arriban volquetas que depositan toneladas de basura.

río Cauca
Hay individuos que persisten tirando escombros al río, lo cual es un delito ambiental.

No obstante, la amenaza más grande es la ocupación de la franja forestal protectora.

Esta ocupación genera todo tipo de contaminación con el vertimiento de residuos domésticos, y actividades industriales y manufactureras.

Lo que más preocupa dentro de esta problemática es cómo el sector cañero afecta negativamente al río, ya que los cultivos ocupan la frontera agrícola casi hasta el río.

La caña y su impacto

Según una investigación realizada por científicos de la Universidad del Valle, «la industria cañera utiliza el 60% del agua usada para agricultura en la región».

Asimismo, «la industria de la caña utiliza el 90% de las concesiones de agua subterránea», reza la investigación.

Por otro lado, «la aplicación de 1.187 toneladas de pesticidas al año (para el 2009) el cultivo de caña de azúcar en la región puede estar generando un riesgo potencial de tipo crónico y de naturaleza química».

Y lo que es peor, «una fracción nada despreciable de esta carga terminará en el río Cauca», concluye.

río Cauca
Los cultivos de caña están muy cerca al río Cauca, lo cual afecta negativamente al afluente.

En ese caso, ¿cuál sería la solución a este problema?

El ingeniero Hernando Devia responde que lo que hay que hacer es «aplicar la norma como la Ley 99 y la Ley 93, así como el código de recursos naturales y el POT».

Le puede interesar: Los guardianes del Río Pance luchan contra la basura que dejan los turistas

 

El funcionario de la CVC dice que «en el Valle del Cauca esto no se aplica como debe ser, sobre todo en la zona donde están los cultivos de caña».

«Allí debería haber una franja que por ley tiene que estar libre», continúa.

«Si la franja estuviera libre, tendríamos un río sano», asevera Devia.

Ductos de aguas negras

Otro punto álgido que afecta gravemente al río Cauca, y para Devia, el mayor problema de todos, son las aguas negras que generamos los caleños.

Estas aguas contaminadas están llegando al afluente sin ser tratadas a través del Canal Interceptor Sur.

Este canal fue diseñado para llevar al Cauca, los ríos Meléndez y Cañaveralejo, así como las aguas lluvias de la ciudad, pero que fue convertido en gran ducto de aguas negras.

Devia explica que «la planificación de las ciudades, de acueducto y alcantarillado no están bien diseñados en la ciudad».

«Los canales abiertos -lo que llamamos «caños»-, al igual que los ríos son depositarios de aguas lluvias. Esa es su vocación».

Sin embargo, «los canales abiertos de la ciudad deben estar secos para que transiten las aguas lluvias, pero en verano todos siguen con aguas lluvias».

Esto se da porque hay conexiones erradas que hacen que estos canales de agua se vuelvan receptores de aguas residuales.

Y estas aguas negras llegan a los canales de intercepción que se vierten al río Cauca.

Pero, ¿por qué sucede esto?

El ingeniero afirma que «urbanizadores irresponsables construyeron una serie de soluciones habitacionales, y al primer tubo que encontraban conectaban las aguas residuales».

Por no planificar bien, todas esas aguas negras llegan al río Cauca.

Uno ejemplo de esto es el Canal Interceptor Sur, en el cual es visible el mal manejo de las aguas residuales en Cali.

río Cauca
La galería Santa Elena es la principal contaminadora del Canal Intercepto Sur, que vierte sus aguas al río Cauca.

Este canal solo debería traer aguas lluvias al río Cauca, pero debido a las malas conexiones en la ciudad trae conjuntamente aguas lluvias y aguas residuales.

Sin embargo, «la galería Santa Elena se ha convertido en una de las principales contaminadoras del Canal Interceptor Sur», por depositar basura en este ducto.

Hay esperanza y mucha

Devia enfatiza para quienes critican que el río Cauca está muerto porque está muy contaminado, les dice que eso no es cierto.

«El río Cauca no es una carroza mortuoria, el río Cauca es un río triste», afirma el funcionario que ha navegado las aguas del afluente durante 30 años.

El ingeniero asegura que «el río se ha entristecido por que los vallecaucanos, que son los más beneficiados por el río, le han dado la espalda».

El río Cauca está crecido pero no hay amenaza de inundación en Cali

«El río está esperando que la comunidad se dé la vuelta y lo abrace», expresa.

Y reflexiona que con el trabajo que ha hecho la CVC, el Fondo de Adaptación y el Municipio de Cali, que ha permitido el resurgimiento de especies nativas, todavía falta trabajo.

«La sociedad caleña debemos trabajar en un uso racional y eficiente del agua», dice.

«Porque el río más limpio del mundo no es el que más recursos se le invierten, sino al que menos se vierten agentes ajenos a las propiedades físicas del río», concluye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here