Paciencia y disciplina son dos palabras que definen muy bien el trabajo de Andrés Barrera, pues a pesar de sus lesiones no dejó su sueño de transmitir sus conocimiento.

Noticias Cali.

La escuela de artes marciales de Andrés lleva el nombre de Innae Yong y está ubicada en el barrio Nueva Floresta en la ciudad de Cali, donde participan niños, jóvenes y adultos.

La historia de este instrouctor, está marcada por dos lesiones que tuvo tiempo atrás practicando fútbol.

Cuenta que los médicos le pidieron dejar los entrenamientos ya que la lesión ocasionada podía afectarlo de nuevo.

Sin embargo, él hizo caso omiso a las recomendaciones médicas y siguió con lo que le apasionaba.

«La idea fue poder enseñar eso mismo que yo tanto aprendí, lo que era la perseverancia y las artes marciales me brindaron mucha fortaleza, mental, física y la disciplina», dice.

Así inició la Escuela Innae Yong

Hace 7 años optó por instruir a otros sus conocimientos y sacar adelante la escuela de artes marciales Innae Yong.

«Quise formar niños, quise formar guerreros y a partir de eso nació este sueño», manifiesta.

Pareciera sacado de una novela de lucha contra las adversidades, pero esta es la viva estampa de que cuando se quiere se puede.

A pesar de su lesión siguió con el deporte y entrenando a niños, jóvenes y adultos, actualmente asisten más 30 personas.

La persona más pequeña es un niño de 5 años y la más adulta es un estudiante que tiene 54 años.

Para participar en los torneos y conseguir los recursos han optado por realizar actividades como rifas para costear los gastos.

Con el transporte Andrés Barrera y su hermano, ponen a su disposición su vehículo para realizar el viaje ya que no cuentan con ninguna ayuda ni patrocinio.

Han participado en torneos nacionales en Armenia, Pereira, Cali y por falta de recursos no pudieron asistir a un campeonato en la ciudad de Bogotá.

Una escuela incluyente

En el grupo asiste un joven con Síndrome de Down que hace parte de la escuela hace un tiempo.

Cuando empezó no tenía casi estiramiento, no tenia control sobre sus piernas ni sus manos y hoy en día ya esté en cinturón amarillo.

«El proceso con él ha sido muy bonito, a participado en 3 torneos, le va muy bien y es un niño ejemplo de superación».

«Las artes marciales son de mucho control de disciplina y de mucha perseverancia, no tiene nada que ver con la violencia».

Los lunes, miércoles y viernes se reúnen desde las 6 p.m. hasta las 9 p.m. en Nueva Floresta, al oriente de Cali, en la escuela Innae Yong.

Estas son historias de periodismo ciudadano de TuBarco apoyado por Compromiso Valle.

Le interesa

Jhon, ‘El Negrito de las Cocadas’: historia de desplazamiento, superación personal y lucha, más que un vídeo viral

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here