soldado Quiñones
Al Ejército, la madre de la víctima siempre les reclamó: por haberlo dejado salir solo en esa zona que es de alto riesgo, especialmente, para los militares y la fuerza pública.

Desde agosto cuando nunca llegó a su casa en Cali, su madre y su familia empezaron una intensa lucha para encontrar al soldado Quiñones de 18 años de edad, la búsqueda ha terminado pero la verdad de qué pasó no se sabe.

Noticias Cali.

Al soldado Sebastián Quiñones Echavarría, «lo sacaron el lunes 23 de agosto» del Batallón del Bajo Anchicayá», pero el Ejército denuncia la familia, no les ha dado respuesta después de más de un mes de la desaparición.

«Mi papacito lindo cuánto más te esperamos. Llega por favor», eran los constantes mensajes que su madre publicaba en redes.

La desaparición

El joven de 18 años de edad prestaba su servicio militar en esa base militar del Batallón de Alta Montaña # 3, Rodrigo Lloreda Caicedo, qué funciona en la zona del Bajo Anchicaya, parte de los Farallones, de donde habría sido expulsado por superiores.

El Ejército Nacional no le dio claridad a la familia sobre lo ocurrido ese 23 de agosto.

Supuestamente, al joven militar lo sacaron porque un cabo no lo reconoció como parte del batallón, pero la familia afirma, Quiñones llevaba ocho meses en el Ejército. Además, la misma institución militar reconoció que sí hacía parte de sus filas.

Luego se conoció, por versiones de otros militares ‘testigos’, que el joven caleño había tenido problemas con superiores.

O que incluso, ese día estaba peleando con un compañero y dado que estaban armados, a Quiñones dieron la orden de quitarle el fusil.

La madre le reclamó al Ejército por haberlo dejado salir solo (si eso fue lo que ocurrió) en esa zona que es de alto riesgo, especialmente, para los militares y la fuerza pública.

Incluso, uno de los superiores se comunicó vía WhatsApp con la hermana del soldado regular y le dijo que ya lo habían puesto de civil, que le habían quitado el armamento y que un cabo ya iba a sacarlo del batallón.

«Su hermano desde hoy, si no lo devuelve, queda dado de baja del Ejército», fue la información.

Medida cautelar 

Ante toda la confusión sin la debida información, a pesar de que la madre fue hasta Anchicayá a buscar respuestas, en octubre del 2021 el caso llegó hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La CIDH, otorgó «medidas cautelares a favor de Sebastián Quiñonez Echavarría».

Para la organización, la situación era «grave y urgente» y que había un «riesgo de daño irreparable a sus derechos, debido a que su desaparición se dio en una zona cuyo contexto históricamente se encontraría ligado a la confrontación de actores armados que ha devenido en afectaciones a la población civil«.

Se pidió su protección, su búsqueda y ubicación.

Ni la medida cautelar, ni las súplicas de su madre sirvieron para hallarlo con vida y saber de su testimonio, qué ocurrió ese día.

Lo habrían matado y enterrado

El soldado Quiñonez fue hallado muerto el pasado jueves 10 de marzo cerca a Bajo Anchicayá, zona rural de Buenaventura.

la Tercera Brigada del Ejército con sede en Cali, confirmó que el CTI de la Fiscalía General de la Nación y el Instituto de Medicina Legal, identificaron el cuerpo del joven militar.

Señalaron que presumen que la columna móvil Jaime Martinez, de las disidencias de las Farc que actúan en la zona, lo habrían matado y enterrado en una fosa.

Al Ejército, la madre de la víctima siempre les reclamó: por haberlo dejado salir solo en esa zona que es de alto riesgo, especialmente, para los militares y la fuerza pública.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here