barrio sucre

Niños de Sucre fueron felices lleno de alegría, pues la música y el baile hicieron «un  día muy diferente al de siempre».

Noticias Cali.

Risas, juegos, refrigerios, abrazos que no son del común en el barrio Sucre, pero que el pasado miércoles 21 de septiembre, alegró la vida de los más pequeños; niños y niñas de esa comunidad que fueron atendidos en una jornada «de amor, porque es lo único que se merecen».

Se trató de una  jornada de inclusión cultural, desarrollo deportivo y una motivación que ayude a cambiar su entorno.

La actividad liderada por la Fundación Sidoc con apoyo de Samaritanos de la Calle y Compromiso Valle, «impactó de manera positiva a la infancia del barrio Sucre».

La Fundación Sidoc fue la gestora de está intervención, como parte del programa social Forjando Oportunidades», cuyo fin es recibir la propuesta de gestores sociales.

Los gestores o «forjadores», como son conocidos también, decidieron favorecer a el barrio en mención.

«El barrio Sucre es el punto de expendio de heroína más grande de la ciudad» y muchos niños están creciendo en medio de ese panorama y todos los riesgos que conlleva.

«La apuesta es cambiar lo mismo de siempre. La idea es que con este programa se pueda ir formando proyectos de vida y acciones de ciudadanía responsable», reportaron los gestores.

José David, Coordinador de Samaritanos de la Calle expresa que, «este tipo de actividades, significan poder lograr incidir en la prevención de la habitabilidad en la calle».

«Así como hay un sin número de situaciones de vulnerabilidad, también hay gente capaz de salir adelante en estas comunidades», añadió.

«Estas actividades a la gente del barrio les alegran por más pequeña que sea la acción»: Samaritanos de la Calle.

«Ellos toman lo que uno les vaya dando», son las palabras de Daniel, quien es beneficiario del programa «Forjando Oportunidades» y todo lo que ha aprendido se lo enseña a niños y niñas.

Una tarea a destacar

En la capacitación los niños reciben talleres y les facilitan herramientas para que puedan salir al mundo.

Muchos de los habitantes del barrio Sucre, no tienen acceso a educación, y la Fundación Sidoc brinda ese aprendizaje a través de los voluntarios.

Los niños beneficiarios del programa recibieron jornada de peluquería, refrigerios, una tarde de cine y lo más importante cariño.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Fundacion (@samaritanosdelacalle)

Hernando González, padre y gestor social en Samaritanos de la Calle, manifiesta que «estas actividades a la gente del barrio les alegran por más pequeña que sea la acción».

Aunque en diciembre personas de manera voluntaria, empresas y fundaciones acuden a esta comunidad para entregar regalos a los más pequeños, en el resto del año, tienen poco acceso a actividades como estas.

También lea

«De delincuente a exponente del Rap»: Alejandro, un ejemplo de vida en la Comuna 20 de Cali

Esta es una historia de periodismo ciudadano de TuBarco, apoyada por Compromiso Valle.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here