motorizado don Álvaro
Noticias Cali.

Ya hay denuncia ante la Fiscalía pero hasta ahora, la familia no tiene respuestas claras de lo ocurrido ese 2 de febrero, su abuelo murió cuatro días después en una clínica y el motorizado no aparece.

La familia Rubio ya pidió en Cali de manera oficial, los vídeos de las cámaras de seguridad que podrían haber grabado el accidente del 2 de febrero del 2021 a las 5:50 de la mañana, entre la 62 y 63 del barrio Calima, donde su abuelo terminó atropellado por un motorizado, las heridas se complicaron y murió días después.

Salió a trotar y no regresó

La víctima era Álvaro Rubio, de 80 años de edad, quien salía a trotar desde hacía por lo menos 10 años en esa zona.

«Lo hacía a esa hora (madrugada) porque hay menos gente y menos tráfico», le dijo Valeria, su nieta, a TuBarco.

Don Álvaro cayó al piso y todo el golpe lo recibió del lado izquierdo, la contusión en su cabeza y brazo se complicó y murió cuatro días después en la clínica.

Han pasado 9 días desde el siniestro «y no sabemos nada, lo que hemos podido averiguar ha sido porque nosotros mismos hemos ido a las calles a preguntar, encontramos un testigo pero hasta ahora, ni siquiera hemos podido ver vídeos de la cámara de la policía».

Cámara que no estaría funcionando en el momento del siniestro.

Don Álvaro murió tras cuatro días hospitalizado. «Falleció el sábado 6 de enero a las 11:52 de la noche».

El siniestro

Ese 2 de febrero el adulto mayor salió como de costumbre a trotar, esperaba en la orilla de la vía que pasaran los vehículos, cuando un motorizado lo arrolló. «El golpe fue en el lado derecho y mi abuelo terminó como girando y cayendo sobre su lado izquierdo, donde recibió todo el golpe del piso».

Contrario a lo que indica la ley, y para muchos lo que debería ser un gesto humano, el motorizado dio la vuelta y huyó por donde vino.

No lo socorrió, no llamó una ambulancia. «Lo dejó ahí».

La gente al principio tampoco se acercaba, sin embargo, uno de los vigilantes del sector reconoció a don Álvaro, en ese barrio vivía hace 60 años, y llamó a una ambulancia.

Otro vecino corrió a avisarle a la familia de la víctima, «cuando mi abuela y mi tía llegaron ya lo estaban subiendo a la ambulancia». No había claridad de lo ocurrido.

Sin embargo, Valeria viajó desde Popayán donde vive para apoyar en todo el proceso médico y para averiguar sobre el accidente.

Les tocó investigar 

La familia tuvo que dedicarse a buscar en la zona, testimonios, datos.

Encontraron que el motorizado habría invadido el andén donde su abuelo esperaba para poder cruzar.

Las autoridades, en este caso Policía y Movilidad, tampoco tenían claridad de lo ocurrido pues se enteraron del grave accidente cuando desde la clínica lo notificaron.

TuBarco confirmó con la Secretaría de Movilidad de Cali, que no tienen información clara del accidente, tampoco datos del motorizado. El procedimiento en esos casos, también involucra a la policía, pero esa institución tampoco tiene información.

Hasta ahora, el único vídeo -revelado por Entérate Cali- no muestra mucho pero allí aparecería la moto del accidente, «aunque no se ve placa ni más detalles».

Ya la Fiscalía asume el caso para investigación, «por homicidio culposo», le dijo Valeria a este portal.

Omisión de socorro

Este no es el único caso en el que una moto o un carro ‘fantasma’ cobran vidas en vías de Cali, de esos casos, pocos avances de las investigaciones se conocen.

Más allá de un tema de humanidad o principio de solidaridad más tratándose de una personas vulnerable; un adulto mayor, la ley sanciona la conducta de huir de la escena del accidente.

En este caso se hablaría de un delito de homicidio culposo, con el agravante de haberse fugado.

También se contempla el delito de omisión de socorro, establecido en el Código Penal bajo el Artículo 195.

“Si una persona deja de auxiliar a otra, teniendo la posibilidad de hacerlo y mientras esto no ponga en riesgo su propia vida o integridad personal, está cometiendo un delito”, indica la legislación.

Y para que se inicie una acción penal tiene que haber una demanda, que en el caso de don Álvaro, ya se hizo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here