Foto ilustración: TuBarco

El ganador del Baloto habló con TuBarco y le contó su historia de deudas, tarot y esperanza.

Noticias Cali

“Quiero decirle que yo estaba llevado”. Con esa frase, al otro lado del teléfono, Jeremías*, como decidió llamarse en la entrevista, comenzó a contar lo que ha pasado en su vida en las últimas horas luego de enterarse que se volvió millonario.

Se identificó ante TuBarco como el ganador del Baloto. Hasta hace algunas horas trabajó como “pirata” a través de una plataforma, haciendo recorridos.

Es el ciudadano que este miércoles compró el tiquete con los seis números que le abrieron la puerta para acceder, nada más y nada menos, que a los $69.500 millones del premio mayor.

Es una cantidad de plata inimaginable, teniendo en cuenta que él, según su relato, solo tenía $40.000 en su bolsillo el día de la compra millonaria.

Puede leer:

¡El Baloto cayó en Cali! ¡Hay nuevo millonario!

La lotería la jugó este miércoles. Y le apostó todo a múltiples sorteos, motivado por la imperiosa necesidad de solucionar la profunda crisis económica que le absorbió la vida.

Y cuando describe la crisis la resume así: pagos mensuales de 15 préstamos ‘gota a gota’, una hipoteca y un embargo.

“De los ‘gota a gota’ me tocaba pagar $190.000. Pedí créditos para responder. Llegué a un punto en que estaba muy desesperado. Me tuve que ir de donde vivía”, comentó el joven, que no pudo terminar su carrera universitaria ahogado por las deudas.

“Por estúpido, por mil cosas, mis deudas llegaron a $30 millones. Realmente estaba desesperado, me colgué en un préstamo, casi pierdo a mi esposa y a mi hijo, a mi suegros, la familia debe ser lo primero”, le dijo a TuBarco el hombre que en unos meses cumplirá 30 años.

El Tarot y los números

Las deudas comenzaban a poner en riesgo su vida. Amenazas por quedarse colgado en los pagos, peleas con los deudores, la imposibilidad de poder responder.

Estaba esperando el milagro que hiciera cambiar su suerte, pero dice que el desespero lo hizo pedir ayuda para ver si sus soluciones llegaban con prontitud.

Confiesa que se hizo leer el Tarot y el experto le dio pistas para jugar. “Había jugado varias veces ya, me decía que jugara con fe, que eso me salía”.

Los seis números que jugó los tenía definidos. Fue un juego manual, no mecánico. Entre esos números está la fecha de nacimiento de su hijo, la de la muerte de su papá y también la placa de un carro que le embargaron.

“Me enteré que gané por internet. Como a las 11:30 p.m. me metí a mirar y no lo podía creer”.

Su primera decisión fue salir de la ciudad, pero está comprometido con pagar cada una de sus deudas.

Aún no es muy clara la vida que planea. “Si me volvía loco con $200.000, imagínese ahora”, dice en medio de la risa nerviosa que lo invade cada que le nombran el premio.

Pero lo que espera es que una vez reciba el dinero pueda pagar sus deudas completas (los ‘gota a gota’, el carro empeñado y la hipoteca pendiente) y recuperar la paz que le robaron las deudas.

“Yo lo que quiero que la gente sepa es que la suerte no llega siempre. Por favor, no se metan con los ‘gota a gota’, eviten endeudarse, a mi me llegó este milagro, pero no a todo el mundo le pasa”, dijo como mensaje final de la entrevista.

(*) Nombre cambiado para proteger la identidad, por petición del entrevistado

 

Le puede interesar: La estafa con tarjetas de crédito y una entidad financiera que se ejecutaba en Cali

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here