sacerdote
Noticias Occidente

La población ya se encuentra al borde de una grave crisis social por causa de las constantes fallas en el servicio de fluido eléctrico.

Por una falla en la interconexión entre Timbiquí y López de Micay ya completan seis días sin energía en la zona.

Según el padre Ariel Viáfara, sacerdote de la comunidad de López de Micay, durante el año ya han sido constantes los cortes periódicos en la zona.

Comunicado Cedenar

«Es algo que ha  pasado durante todo el año, marzo, abril, agosto y ahora en septiembre volvió a suceder lo mismo», manifiesta el sacerdote.

El daño solo ha afectado a la comunidad de este departamento del Cauca, según lo informado por Viáfara.

Lea:

«Nosotros nos quedamos sin energía desde el lunes, horas después Cedenar envió un comunicado en el que nos avisaban que las fallas se debían a problemas en la interconexión en Timbiquí y que ya habían funcionarios en la zona, ya hoy es viernes y nada», puntualizó el sacerdote.

ariel
Iglesia López de Micay

Por esa situación, el comercio ha presentado importantes afectaciones, el precio de los productos se ha incrementado de manera significativa.

Son importantes las perdidas económicas y de mercancía que ya se registran. Carne, pollo y demás alimentos no perecederos se han perdido ante la falta de refrigeración.

Entidades públicas, bancos, hospital y la población en general viven una compleja situación.

Muchas personas ya están en una situación delicada en cuanto a la alimentación, varios ya están aguantando hambre, denuncia la comunidad.

lópez
Llevan 6 días sin suministro de energía. Fotos: Sacerdote Ariel Viáfara.

«Algunas personas tienen plantas y las pueden utilizar, pero los costos de la gasolina son muy elevados, acá un galón cuesta 16 mil pesos y se deben usar entre tres y cuatro diarios, es muy complicado», contó Ariel Viáfara a TuBarco.

Nariño: La polémica multa a Cedenar por “fallas” en el servicio de energía

Llama la atención la situación de estudiantes universitarios oriundos  de López de Micay, que en medio de la pandemia decidieron regresar al municipio, «ellos están en una situación también dura, no hay energía, no hay internet y no han podido cumplir con sus obligaciones de educación superior», añade.

Otra de las preocupaciones que manifiesta, es que a López de Micay habían llegado personas de otras veredas a realizar diligencias a oficinas pública.

Ciudadanos que tenían planeado quedarse un día en la cabecera municipal, pero por la convergencia no han podido volver a las veredas.

«Vinieron unas señores de San Francisco adentro, comunidad del Naya, queda a 5 horas por trocha y 1 hora en lancha para llegar aquí. Es la comunidad más vulnerable que tenemos, gente que vino a expedir tarjetas de identidad y no han podido solucionar eso todavía», concluye.

Le puede interesar:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here