La niña argentina tiene 7 años, junto con su familia vive una difícil situación, fue diagnosticada con cáncer cerebral tras un accidente y su humilde vivienda fue destruida luego de un temblor.

Noticia Internacional.

La historia de la pequeña Serenity Flores, de 7 años de edad es uno de esos casos llenos de tragedias, superación y lucha.

Todas las situaciones que rodean lo sucedido con esta guerrera ha sido publicado por varios medios argentinos, uno de ellos TN.

El canal local precisó que la niña y su familia son personas humildes de San Juan.

Junto con sus familiares han adelantado diferentes iniciativas para solventar sus gastos

Serenity padece un «tumor cancerígeno en la cabeza y los tratamientos la obligan a estar internada de forma permanente«.

Razón por la cual se ve obligada a permanecer de manera permanente en el hospital en donde recibe atención médica y su tratamiento.

Fabricando las pulseras que vende

Pero para aprovechar el tiempo y obtener algo de recursos para ayudar a sus padres, decidió hacer y vender pulseras a médicos, enfermeros y todo aquel que desee ayudarla.

Un triste diagnóstico

Sus seres queridos manifestaron que durante el pasado 20 de junio del 2021 la pequeña se cayó mientras jugaba en un columpio y golpeó su cabeza.

Indicaron que tras el accidente no dejaba de vomitar y tuvieron que llevarla de urgencia a un hospital.

El diagnóstico fue lo peor:

  • Cáncer en grado 4 entre el cerebro y el cerebelo.

Carina Rodríguez es su madre y manifestó “fue un golpe de nocaut para mí”.

Añadiendo que “la traje porque se sentía muy mal. Le molestaba la luz, el ruido de los teléfonos. Todo le hacía doler la cabeza”.

La pequeña al lado de su familia

La progenitora contó al medio que a la niña le habían diagnosticado de manera errónea celiaquía, por eso tuvieron que valorarla nuevamente y se permitió “que por fin se haya descubierto cuál era el mal”.

Pero “nunca pensé que me iban a decir que era cáncer”, acotó.

El tumor era más grande que su cerebelo

En medio de todo el proceso los médicos descubrieron que el tumor era bastante agresivo y crecía rápidamente, las posibilidades de frenarlo estaban marcadas por una lucha contrarreloj y decidieron operarla el pasado mes de septiembre.

  • “Le sacaron el 80% del tumor. No se lo sacaron todo porque, según dijeron, iba a crecer de vuelta y era una intervención de mucho riesgo. Había posibilidades que quedara en una silla de ruedas”.

TN publicó que desde ese momento Serenity tuvo que iniciar las sesiones de quimioterapia:

  • «Se aplica tres en una semana, lo cual requiere internación, y luego descansa 21 días».
  • «Si sufre recaídas, como ahora, también debe visitar el sector de Oncología Pediátrica».

Momentos difíciles

Su madre contó que las últimas sesiones de quimioterapia fueron demasiado agresivas: “Estaba muy flaquita. No llegaba a los 13 kilos y no iba a poder resistir el tratamiento. Todo lo que comía lo vomitaba”.

La niña ha sido internada tantas veces en Oncología Pediátrica que su familia ya perdió la cuenta. Al punto, que durante la última ocasión, “ella misma me dijo ‘mami, llévame a que me pongan la sonda’. La trajimos y automáticamente le dieron una cama. Son muy agresivas las drogas que le dan”, señaló la madre.

Su progenitora agregó que «desde bebé, la chiquita sufrió dolores de cabeza, decaimiento y baja cantidad de glóbulos blancos, pero pasó años sin recibir un diagnóstico certero»:

  • “Nos decían que en su sangre había un bichito que se despertaba cuando le bajaban las defensas, pero no nos decían que ese bichito era el cáncer”.

Perdieron su casa

La historia  de Serenity y su familia está llena de muchos dramas y situaciones que los han agobiado.

Su vivienda fue destruida tras el terremoto que hubo en la provincia de San Juan durante el mes de enero de 2021. Ella es la menor de cuatro hermanos y su padre es el único que trabaja.

  • Se hundieron las paredes y las lluvias nos terminaron de arruinar la casa. Cuando hay un temblor, se mueve todo. El último fue hace dos días”, contó la familia al medio.
  • «Hubo una creciente, el agua de la lluvia venía con cloaca y se nos metió adentro. No se puede vivir así”.
  • “Ojalá la historia de Serenity llegue a ojos del Presidente”, ha pedido la familia.

Todos los gastos médicos han llevado a la humilde familia a acarrear un gran deuda económica con una clínica privado, por ello han llevado a cabo diferentes campañas con las que buscan lograr obtener una vivienda digna y pagar lo que deben.

A Serenity le han realizado tres cirugías en la cabeza.

Ella es el orgullo de todos sus seres queridos, “no sabés la voluntad y la garra que tiene. Me dice ‘mamá, yo no me quiero morir, le vamos a ganar’. También me pide perdón por ‘ser así’, por tener esta enfermedad. Y eso me duele en el alma”, concluyó en la entrevista con el medio local.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here