Como a Armando en Cali, a una familia también

Los delincuentes se la han metido en dos ocasiones a su vivienda, han amarrado y golpeado a la familia buscando dinero. «A los ladrones les dan subsidios, pero a la gente que trabaja el Gobierno lo abandona», dijo la víctima a medios locales.

Noticia Internacional.

Durante las últimas horas se hizo viral un indignante robo en la ciudad de Cali, la víctima fue identificada como Armando Mejía, un joven al que atracaron mientras esperaba que le abrieran el local donde trabaja en el centro de la ciudad.

Los delincuentes eran seis, llegaron en dos tandas y en moto: se le llevaron celular, billetera y la poca plata que tenía.

A Armando lo robaron seis ladrones en dos ocaciones en cuestión de segundos, en Cali.

Pero además, su infortunio fue mucho más grande ya que su esposa se encuentra hospitalizada y quedó sin dinero para atender la situación.

La indignación que se ha generado por ese caso y la compleja situación de inseguridad en la capital vallecaucana ha sido enorme.

Así robaron a Armando:

Caso parecido en Argentina

Paradójicamente en Argentina, guardando las proporciones también se presentó una situación parecida.

A una familia los ladrones también «se la montaron».

El caso fue revelado por el medio local TN, en donde detallan que durante la madrugada de este viernes sufrieron un violento robo.

Dañaron una de las rejas para ingresar

Lo llamativo, es que no es la primera vez que se presenta; de hecho, «fue el segundo robo en una semana».

Contaron que los delincuentes ingresaron a la residencia a eso de la 1.30 a.m. luego de violentar la reja y lograr abrir la puerta desde el interior.

“A mi viejo de 73 años lo asfixiaron, lo ataron, le pegaron mucho. Buscaban plata, plata que no existe en la casa. Sabían que tenemos un comercio. A mi mamá -de 68- la encerraron en el baño”, contó al medio local el hijo de las víctimas.

En la casa, en donde vive una pareja de esposos mayores la situación está siendo frecuente.

Aurora, la esposa del matrimonio contó en entrevista con TN que los delincuentes dijeron que tenían información que tenían dólares en la casa.

  • “No teníamos, tenemos una panadería, vivimos al día, como cualquier panadero”,

Agregó que a su esposo “le pegaron, lo amordazaron, lo lastimaron todo. Lo tiraron encima de mí y después me encerraron en el baño. Me revolvieron hasta el altillo”.

Pero hubo más, pues los ladrones que estuvieron en la casa durante dos horas destrozaron todo buscando el supuesto dinero:

  • “Sacaron los zócalos para ver si había plata en las paredes. Me rompieron los sillones, el aire acondicionado porque creen que guardamos dólares ahí”.