Esta fue la foto que se conoció en noviembre del 2018, cuando el sujeto terminó capturado el maltrato y muerte de su hijastra

El papá llevó a la hijastra a la clínica diciendo que estaba enferma por comerse un bombón. Lo condenaron a prisión por el crimen.

Noticias Colombia

Por maltratar y provocarle la muerte a su hijastra, una niña de 2 años, un hombre terminó condenado a 25 años de cárcel.

Se trata de un caso que ocurrió en Ibagué en el año 2015 pero que tres años después prospera con una condena para el agresor.

El hombre se llama Luis Fernando Cardoso Soto y la Fiscalía logró comprobar ante un juez que él maltrató a su pequeña hija.

El caso inició cuando en diciembre de ese año, Cardoso Soto llevó a la pequeña a un hospital de la capital tolimense.

Inicialmente le dijo a los médicos que el motivo de la consulta era que la niña se había enfermado por comerse un bombón.

Ocho días después, en enero del 2016, la pequeña murió.

El agresor`terminó capturado junto a su mamá por el maltrato y posterior muerte de la hijastra

El dictamen de Medicina Legal determinó que la hijastra del hombre murió por múltiples traumas y golpes que recibió en la cabeza y el abdomen.

El maltrato ocurrió, según determinó la Fiscalía, mientras Cardoso Soto cuidaba a su niña.

La mamá de la pequeña (en ese entonces su pareja sentimental) salió a realizar unas diligencias y la dejó a su cuidado.

El hombre estaba en la casa de su mamá y allí fue donde la niña recibió la golpiza que acabó con su vida.

Por este hecho, la Fiscalía vinculó a la investigación a la mamá del hombre y la señala por ser cómplice del atroz crimen de su hijastra.

El ente investigador manifestó que después de iniciarse la investigación, el sujeto accedió a un preacuerdo con la entidad y fue así como terminó asumiendo la responsabilidad del maltrato.

El Juzgado 5° Penal del Circuito de Ibagué avaló el preacuerdo y terminó condenando al agresor a los 25 años de cárcel, que pagará en un centro carcelario del Tolima.

Puede leer: Intolerancia entre amigos acabó con la vida de Arnold en Soledad, Atlántico

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here