Desde César Gaviria en 1990 hasta Duque este 2022, un largo recorrido de tres décadas; las presidencias entre avances y escándalos. 

Desde César Gaviria en 1990 hasta el gobierno Duque este 2022, un largo recorrido de tres decádas; las presidencias entre los setenta mil millones de pesos que no aparecen, Proceso 8000, falsos positivos, entre otras cosas y escándalos.

Noticias Colombia.

Se acercan las elecciones este próximo 29 de mayo, para muchos más que expectativa hay incertidumbre, son seis los candidatos presidenciales; tres con más opciones y una segunda vuelta en puertas, pero parte de las promesas y planes de gobierno, están orientados a resolver los problemas que viene de presidencias de hace 30 años y más.

Incluso, hay obras de infraestructura en el país, que empezaron hace años, y no se han terminado. Otras, apenas se retomaron o culminar después de 30, 40 y hasta más años.

Los jóvenes sueñan con un futuro con menos problemas, los más adultos esperan una Colombia que se quite el lastre de la politiquería, corrupción y promesas sin cumplir.

Los últimos 30 años, la presidencias han prometido, prometido y prometido. Cada presidente, no alcanza a cumplir (integramente) ni el 70% de su plan de gobierno.

«Votaré por el menos peor», ese podría ser el resumen de la búsqueda de un buen gobierno.

Elecciones de tres decádas

Hay que hablar de los últimos 30 años, desde el gobierno de César Gaviria, quien en agosto de 1990 se instaló en la Casa de Nariño y las presidencias que le han seguido.

Una de los más grandes problemas que enfrentó: el conflicto hidroeléctrico.

Durante su gobierno el fenómeno del niño generó sequías, afectando así los niveles de embalses generadores de energía hidroeléctrica.

Sin embargo, aunque en materia de infraestructura no fueron muchos los avances; en la historia si se recuerda que Gaviria por sus reformas.

  • «Buscó cambiar la relación de los militares con las instituciones civiles del Estado y desarrolló una nueva estrategia de seguridad». El dato

Entre 1994 y 1998 fue el período presidencial de Ernesto Samper Pizano.

Promesas de tipo económico, tras la situación en la que recibía al país, lo impusieron sobre otros candidatos. Apuntaba su plan de gobierno a mejorar el empleo y reducir la pobreza. Hubo mejoras, pero no se cumplió lo propuesto.

Su gestión estuvo marcada por el Proceso 8000, acusación que no llegó a instancias penales pero si, tuvo un fuerte impacto político y social. El narcotráfico financió su campaña, se dijo.

Después de Samper, perteneciente al partido liberal, llegó el Conservador Andrés Pastrana.

Pastrana, quien había sido alcalde mayor de Bogotá y senador, se disputó la Presidencia con Horacio Serpa, ganando con un 50,4% de los votos.

Negociaciones con las FARC

Su mandato es recordado por las negociaciones fallidas con las FARC-EP en ese entonces, siendo uno de los mandatarios que intentó dialogar o llegar a un acuerdo con ellos.

Fue uno de los primeros mandatarios en poner sobre la mesa, un proceso de diálogos de paz en el Caguán, que se llevó a cabo entre 1998 y 2002.

Simultáneamente se desarrollaron negociaciones con Estados Unidos por medio del presidente Bill Clinton llamado ‘Plan Colombia’.

Este consistió en el fortalecimiento de las fuerzas militares colombianas, generando desconfianza en las negociaciones con las guerrillas.

Pastrana, junto a Gaviria, es uno de los expresidente más activos en cuanto a sus críticas a los gobiernos de turnos.

Álvaro Uribe y sus dos periodos

En 2002 comenzó el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, quien centró sus esfuerzos, en combatir a las mencionadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -FARC EP-.

Antes de la presidencia, fue alcalde de Medellín en 1982, senador de la República (1986-1994) y gobernador de Antioquia (1995-1997).

Siendo así elegido presidente de la República de Colombia en 2002 y reelegido.

Su lucha militar contra la guerrilla, permitió fuertes golpes al narcotráfico y redujo significativamente los secuestros durante su primer periodo como jefe de estado. Su reelección en el 2005 fue posible gracias a su gestión y resultados durante sus primeros años de mandato.

Uribe Vélez, según diferentes datos documentos, expedientes e investigaciones, en el período del hoy exsenador, se logró que la fuerza pública y el Estado, llegara a zonas más reconditas del país, donde antes solo actuaba la guerrilla y otros grupos armados.

Hoy día sin embargo, la gestión que para muchos expertos si le abrió las puertas a Colombia internacionalmente, se ha visto manchada por prácticas como los ‘falsos positivos’ y el paramilitarismo.

La llamada ‘Seguridad Democrática’, hoy es duramente cuestionada.

Operación Jaque

Uno de los golpes militares de Uribe y su entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, fue la ‘Operación Jaque’.

Esta operación fue realizada en el año 2008 casi al final de su segundo periodo presidencial; el cual consistió en la liberación de 15 secuestrados por la guerrilla de las FARC-EP en las selvas del departamento del Guaviare.

Recordada como la operación más exitosa de recates humanitarios en Colombia con más de una docena de liberados.

Ingrid Betancourt, quien fue candidata presidencial, llevaba desde el 2002 en manos de las Farc y fue rescatada en 2008 gracias a esta operación.

Foto enviada para demostrar la vida de Ingrid Betancourt en medio del secuestro.

Entre ellos también militares colombianos, candidatos a la presidencia y empresarios estadounidenses algunos de ellos llevaban más de 10 años secuestrados.

Sumándole a esto la captura de dos comandantes guerrilleros y cero muertes durante su ejecución.

Post-Presidencia

Su tiempo como jefe de estado también es relevante por escándalos en investigaciones que hasta el momento todavía están en curso.

Uribe tiene en su contra más de 100 procesos de investigación por supuestos delitos cometidos en sus años como primer mandatario del país; estos van desde fraude procesal, sobornos, masacres del aro y la granja, asesinatos a opositores hasta las más de seis mil muertes extrajudiciales llamadas falsos positivos, el cual es su investigación más relevante.

Aunque hasta ahora, ninguna ha llegado a instancia de imputación de cargos.

Tras Uribe,  llegó la era del economista Juan Manuel Santos, quien fue apoyado en su campaña por el anterior mandatario.

Nuevos Diálogos de Paz

Santos, también tuvo dos periodos como presidente de la República de Colombia, el primero de estos comprendido entre los años 2010 hasta el 2014, posteriormente fue reelegido y su gobierno finalizó en 2018.

Juan Manuel Santos centró todo su gobierno en retomar los diálogos con las FARC-EP para darle fin a mas de 50 años del conflicto armado en Colombia.
Negociaciones que tuvieron sede de encuentro en cuba con gabinetes formados por ambas partes especialmente para dicho proceso.
Este acuerdo, despertó rechazo en la oposición y descontento en muchos colombianos. Pero recibió también gran apoyo y aplausos de la comunidad internacional.
El proceso tuvo tropiezos debido a que el Estado colombiano debía generar ciertas garantías a los integrantes de esta guerrilla y así ceder ante muchas acciones que se tomaron como injustas.

Finalmente, estas negociaciones entre el gobierno Santos y la guerrilla de las FARC-EP llegaron a su fin de forma victoriosa beneficiando a sus implicados.

El entonces presidente Juan Manuel Santos fue galardonado con el premio nobel de paz en el año 2016.
Y vino, Iván Duque en 2018, abogado de profesión y exsenador de la República.

Presidencia en medio de la pandemia del Covid-19

Duque desde su campaña política fue objeto de controversia y criticas porque una vez más, era el candidato con ideales cercanos al del ex presidente Uribe Vélez.

Duque ha sido el presidente con el mayor porcentaje de desaprobación de su gestión como presidente según la consultora Datexco.

Desaprobación sobre el mandato de Iván Duque actualmente.

Ha sido fuertemente cuestionado por el uso excesivo de las fuerzas militares en Colombia durante el marco de las propuestas sociales en contra su gobierno en el transcurso de este mismo.

Dichas acciones dejaron muertos, heridos, destrucción y división política y social minada. 

La situación es tan grave que organizaciones internacionales se han pronunciado y exigido investigaciones por supuestas vulneraciones a los DDHH.

El mandato de Duque ha estado a prueba desde que empezó. Con la llegada de la pandemia del Covid-19 se complicó.

Ante esta situación, Colombia no estaba preparado para una emergencia sanitaria de tal magnitud: ‘Prevención y Acción’, el programa con el que hacia todos los anuncios con respecto a esta pandemia.

Lo sostuvo más de seis meses.

El mandatario se convirtió en el foco de todos los colombianos que permanecían pendientes a sus avisos.

Como aspecto positivo, Duque reglamentó el Ingreso Solidario, esto con el fin de combatir la falta de empleo y de recursos mediante el aislamiento preventivo en medio de la pandemia.

La ola invernal, que ha dejado más de 100 muertos, carreteras destruidas y muchos daños, ha sido el otro problema durante su gobierno.

El Huracán Iota, que desvastó a San Andrés y Providencia, ha sido la otra prueba de fuego.

¿Qué sucedió con las MinTic?

Y no han faltado las polémicas como la del MinTic, y los $70.000.000.000 que no terminan de aparecer.

El escándalo es sobre la desaparición de los setenta mil millones destinados al ministerio de tecnologías de la información y las comunicaciones de Colombia a la cabeza de la ministra Karen Abudinen nombrada por el mandatario.

Dicho dinero fue un anticipo para la instalación de centros digitales en escuelas rurales en regiones apartadas del país, específicamente a la Unión Temporal Centros Poblados.

Una de las presidencias dicen expertos, con más escándalos.

Hoy día, con las redes sociales, más medios comunitarios, desde las regiones se conocen diferentes hechos polémicos.

Después de décadas y paso de varias presidencias, regiones como el Chocó siguen viviendo los mismos problemas; la del Amazonas, la Serranía, la Sierra Nevada y más.

Por lo menos cinco de sus ministros han pasado por mociones de censura en el Congreso, aunque ninguna ha prosperado. Y si figura incluso, ha sido una de las que más burlas ha recibido por sus ‘metidas de pata’.

«Una deuda histórica», lo que dicen los candidatos presidenciales cada cuatro años para hablar del Pacífico colombiano

*Esta es una información básica, de recordatorio y de interés. No consiste en un documento de investigación profunda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here