Noticias Colombia.

El asesino está en la cárcel La Tramacúa, cerca a Valledupar, una de las cárceles de máxima seguridad en el país.

 

El arquitecto Rafael Uribe Noguera fue condenado a 58 años de cárcel por el abuso sexual y asesinato de la niña Yuliana Samboní, hechos ocurridos en 2016, y se suponía su condenada era sin derecho a beneficios.

Su condena se dio en base a la Ley Rosa Elvira Celis, que castiga con la pena más severa el tipo de delito que cometió.

La condena

Su condena no es perpetua, pues esa figura aún no está en la legislación colombiana.

Rafael Uribe Noguera está en la cárcel más vigilada del país, con las normas más estrictas basadas en el sistema carcelario de Estados Unidos para presos de alta peligrosidad.

Se trata de La Tramacúa, cerca a Valledupar.

Rafael Uribe Noguera
Rafael Uribe Noguera fue capturado en una clínica de Bogotá.

Allí hasta vigilan que ninguno de los 1500 presos, incluso el monstruo Luis Alfredo Garavito, se vayan a autolesionar. También estaba el exsicario alias “Popeye”.

A pesar del calor que acosa en la zona, los guardias usan cascos, chalecos antibalas y hasta lentes de visión nocturna para garantizar la seguridad del penal.

La rebaja de pena

Pero mientras en la Cámara de Representantes avanzó la aprobación -ahora queda en manos del Senado- la cadena perpetua, al país lo sorprendió la denuncia de la representante Adriana Magali Matiz, «A Rafael Uribe Noguera se le concedió una rebaja».

Sí, al confeso asesino y violador de la niña Yuliana Samboní, ocurrido en el norte de Bogotá, le rabajaron parte de su pena.

En la página de la rama judicial, aparece que la redención de la pena por dos meses, un día y 12 horas que le otorgó el juzgado tercero de ejecución de penas por trabajo y estudio en la prisión.

Esa rebaja no es nueva, se otorgó a mediados de 2019.

Sin embargo no se había informado de este beneficio para Noguera.

Esta fue la denuncia durante una sesión virtual de la Cámara de Representantes.

 

Rafael Uribe Noguera asesinó hace casi tres años a la pequeña Yuliana Samboní, en Bogotá, ese día fue una tragedia para el país, para la familia Samboní y la propia familia Uribe Noguera pues sus dos hermanos se vieron involucrados en el caso.

Los hermanos noguera, «inocentes»

Se la llevó en una camioneta a un apartamento en Chapinero, la abusó y luego la asesinó. Él terminó con una sobredosis y hospitalizado, y en un trama en la que aparecieron sus hermanos.

Francisco y Catalina se han enfrentaron por más de dos años a un juicio ante un juez y la acusación pública.

El hecho de que hallan sacado a su hermano del apartamento, lo hayan llevado a una clínica y hayan borrado mensajes de whatsapp entre ellos los puso en la mira de la Fiscalía.

Se les señaló de cómplices.

Yuliana Samboní fue asesinada por Rafael Uribe Noguera en 2016..

La Fiscalía parecía tener todo asegurado para que a Francisco y Catalina Uribe Noguera también se les condenara. En mayo de este año en una audiencia sacó “pruebas” que parecían contundentes.

En total, los expertos revisaron 213 vídeos de cámaras de seguridad de toda la zona y a los hermanos Uribe Noguera se les ve llegar al Equus 66, edificio en Nueva Granada en Chapinero, que estaba a nombre de Rafael.

Por estos vídeos, la Fiscalía le dijo al juez que Catalina y Francisco sabían lo que había pasado con Yuliana Samboní.

Sugirieron incluso, que permitieron que Rafael tomara trago y drogas, para poder llevarlo al médico.

Noticia relacionada:Los vídeos que delatan a los hermanos Uribe Noguera en el caso de asesinato de Yuliana Samboní

 

Pero este viernes un juez en Paloquemao absolvió a Francisco y Catalina. 

“No son responsables” de los delitos de encubrimiento y obstrucción a la justicia que se les acusaba.

Audiencia en la que absovieron a los hermanos Uribe Noguera.

En el fallo, el juez dijo “Concluyó que en todo momento estuvieron prestos a entregar información sobre sus movimientos y los intentos que estaban haciendo para contactar a su hermano Rafael”.

Inocentes los hermanos Uribe Noguera por el Feminicidio de la niña Yuliana Samboní

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here