La inocencia y emoción del niño por compartir con su padre quedó captada en las cámaras del hotel. El hombre que habría entregado toda la documentación del pequeño cuando se registró, luego le quitó la vida en la habitación 205.

Noticias Colombia.

La consternación que hay a nivel nacional por lo sucedido con el pequeño Gabriel Esteban, el niño de 5 años de edad al que su padre le habría quitado la vida en la habitación de un hotel de Melgar no para.

A Gabriel Enrique, el hombre de 50 años de edad y padre del niño lo capturaron cuando viajaba en un bus rumbo a Cali, al parecer buscando la frontera con Ecuador para huir.

Sobre este hombre es muy poco lo que se ha conocido, de hecho, no había ninguna orden de captura y al parecer, uniformados los detuvieron cuando habría intentado entregar dinero para que lo dejaran continuar el viaje.

Este episodio no es el último que se ha conocido, pues durante este miércoles Noticias Caracol publicó un vídeo en el que se observan los últimos instantes en el que el pequeño fue grabado con vida.

Jugaba y veía los peces

En las imágenes se observa al niño de pie a un costado del lobby hotel, está entretenido observando varios peces.

Por su parte su padre, realiza el registro de ingreso con uno de los empleados del hotel.

El pequeño Gabriel observaba los peces

Detallan desde Caracol Televiso que todo parecía estar en orden, el hombre entregó su documentación, Registro Civil del pequeño y todos los requerimientos que le realizaban.

El hombre vestía con una chaqueta, tenía gorra y tapabocas.

Por su parte el pequeño Gabriel estaba con sudadera negra con azul y también tapabocas.

La fecha del vídeo fue el domingo 2 de octubre, el reloj marcaba las 9:55 de la noche.

En las imágenes lo que se alcanza a observar de los últimos instantes de vida del niño reflejan la inocencia, lo emocionado que estaba al ver los peces y además por compartir con su padre.

Sin saber la tragedia que ocurriría luego en la habitación 205.

La terrible noticia llegó por WhatsApp

Lo conocido hasta ahora, es que el sujeto se llevó al niño el pasado domingo puesto que tenía un permiso de una Comisaría de Familia para visitarlo.

El padre y la madre se habían separado, y el niño Gabriel quedó bajo el cuidado de su progenitora, a quien se le dio una medida de protección y su expareja no se le podía acercar, pero sí le dieron permiso de que pudiera ver a su hijo.

Por eso, ese día llegó a recogerlo.

niño Gabriel Melgar Bogotá
Una comisaría de familia le dio permiso al papá del niño Gabriel de verlo, aunque tenía restricción por violencia intrafamiliar con la madre.

La madre sin tener otra opción tuvo que dejar que se lo llevara, pero era por unas horas. Luego empezó una desesperada búsqueda porque el sujeto no aparecía, no daba razón del pequeño.

A través de un mensaje de WhatsApp llegó la terrible noticia: «Ya le tricitico (como le decía a Gabriel) no la molestará más», le escribió el sujeto, que también se llama Gabriel.

«Nooo…mi hijo Gabriel», alcanzó a responder ella, antes de correr a la policía.

El papá del niño lo llevó a un hotel en Melgar, Tolima, donde los empleados si certificaron haberlo visto y que incluso, el sujeto le decía que pasearían y se bañarían en piscina, «y ese angelito estaba feliz por la piscina«, comentó el encargado del hotel.

No lo vieron maltratarlo, al contrario lo trataba con mucho cuidado y le hablaba bien.

Tenían cinco meses separados

Los padres del niño Gabriel tenían cinco meses separados, la mujer había recibido una orden de protección por violencia intrafamiliar así que su expareja no se le podía acercar.

Sin embargo, una comisaría de familia le dio un permiso al hombre señalado de violento, para que pudiera ver a su hijo, dada la orden de restricción no podía hacerlo en la casa, por tanto se lo llevaba de ‘paseo’ unas horas.

«Él nunca aceptó que termináramos y menos que yo tuviera otra pareja», dijo la mujer.

Seguía diciéndole cosas, insultaba a la pareja de la mujer.

Mató al niño y envió la foto

La madre recibió una foto del niño en la cama, parecía dormido, pero en realidad, estaba muerto.

«Hora de fallecimiento: 3:55 a. m. No sufrió. Ahora sí puedes disfrutar sola sin ‘trisitico’ y sin mí. Felicidades. Usted escogió al campesino. Hasta nunca”, el mensaje que Gabriel Cubillos, papá, le mandó a Consuelo, la madre del niño.

Lo asfixió hasta que lo mató. 

El niño Gabriel indefenso, terminó asesinado en la habitación de un hotel a donde se suponía, había llegado a disfrutar de la piscina, de paseo y a estar con su papá unas horas.

No solo eso, el sujeto, le dijo a la mujer, que le había dejado la advertencia de mataría al niño, en su casa cuando fue a recogerlo.

“Le dejé una memoria USB en el baño cuando fui a recoger al niño. Revísela. Voy  asesinar a mi hijo y después me voy a matar», para la madre, todo se derrumbó. «Como vi eso», es su lamento.

Al hombre lo capturaron, cuando iba en un bus en la vía Melgar – Girardot y que llevaba como destino final Cali.

Al parecer, el sujeto iba buscando una ruta hacía la frontera con Ecuador para huir de Colombia.

La alerta que emitió la Policía sirvió para que lo identificaran en la terminal y de ahí con la policía de carreteras se le lograra ubicar.

Se repitió la historia: un padre acabó con la vida de su pequeño hijo, no aceptaba la separación de la madre

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here