Los influencers apoyados por la OIM muestran sus territorios sin complejos.

 

Noticias Colombia

Muchos jóvenes y adultos ya tienen meses o años trabajando en sus comunidades siendo líderes de voz a voz, pero si las redes sociales hoy mueven opinión ¿por qué no estar en ellas? TuBarco les cuenta cómo terminaron las historias de los influencers que participaron en el taller de influenciadores étnicos de la OIM.

Este taller es parte del Programa de Inclusión para La Paz de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, y que es implementado por la Organización Internacional para las Migraciones, OIM.

Justamente estas organizaciones saben que en Colombia pasan cosas buenas, difíciles de contar en un país con un historial violento.

Esta iniciativa digital ha podido llegar a más de 150 participantes.

Influenciadores sociales étnicos, a ellos les sonó la idea, apostaron por aprender y hoy ya muchos han consolidado sus proyectos.

Youtubers, tuiteros, instagramers; influencers que se han sobrepuesto a la guerra, la pobreza y el olvido estatal en sus comunidades -muchas de cuyo nombre no se acuerdan la mayoría de los colombianos- para contar que allí también se sonríe, se sueña, se trabaja.

Que hay vida, que cientos de jóvenes tienen la fiebre del selfie, del vídeo, contando un paseo, dando «la noticia» de un suceso, haciendo un reclamo.

Territorio desconocido

En Colombia más de 30 millones de personas tienen celular, pero hay zonas apartadas donde la tecnología y la vida digital apenas está aterrizando.

Miles de colombianos hoy no saben qué son las redes sociales.

Pero ahora la esperanza está llegando en forma de vídeo y fotos, para contar que hay proyectos que se convirtieron en oportunidad de vida.

Desde Cartagena y La Guajira, hasta Chocó, Cauca, Nariño y Buenaventura, en seis departamentos se han realizado los talleres de Influenciadores sociales étnicos. También apoya la USAID.

José Luis Murillo sabe que contar cómo se vive en Bojayá no es fácil. Allí Colombia vivió uno de los capítulos más duros y sangrientos del conflicto armado.

“Bojayá informa”, la voz del pueblo a la que José Luis le hace eco en redes sociales

Sin embargo, Murillo pudo viajar a Cali, por ejemplo, y vivir una de las fiestas más importantes del país. Y lo hizo como todo un CEO.

«Bojayá Informa es un medio que se ha convertido en la voz del pueblo, la voz de la comunidad y ahora con este trabajo que hemos hecho en el Petronio (Álvarez) nos han reconocido a nivel nacional”, dice con alegría.

Rayza de la Hoz Pérez se ha convertido en una figura del pelo afro. Ella lleva su pelo negro crespo suelto, porque es su identidad.

Sin complejos

Y por eso sin ningún complejo apostó por las redes sociales para hablar desde Mata E’ Pelo, la fundación con la que trabaja, a su comunidad y a otras del país.

“Influenciadores étnicos también nos ha permitido a todos nosotros entender que las redes sociales son una ventana muy importante para mostrar lo que estamos haciendo para poder impactar de forma positiva y llegar a otros territorios. Aprendemos a utilizar las redes sociales, editores, editar vídeos, fotografías, viajar hasta otras partes”, dice Rayza.

Los influencers que creyeron en la iniciativa digital de la OIM.

Ella lleva ya un par de años trabajando con su comunidad en Riohacha, La Guajira, pero no duda en decir que este programa para influencers apoyado por la Usaid, ayuda.

“Mata e’ Pelo como fundación fue ganadora, a través de un vídeo que enviamos, fue ganadora de de un kit básico para trabajar toda las herramientas para trabajar en redes sociales, un celular, un adaptador y esos son elementos que en nuestro territorio no tenemos”, recuerda.

Además de Rayza y José Luis, participaron Jhon Kennedy Segura, Gabriel Marimón, Carlos Murillo y Romina.

Sus proyectos pasan por la cocina, la estética, la lectura, la moda como oportunidad de vida.

Con ellos, el humor y los mensajes son de otro calibre, quieren transformar vidas.

“Lo más importante es que las nuevas generaciones están asumiendo ese liderazgo y nos estamos preparando para contar con nuestra propia voz lo que está sucediendo en nuestro territorio”, recuerdan.

Le recomendamos:

Y es que un taller sobre cómo producir un vídeo, como los realizados durante tres meses en el pacífico, la costa caribe y otras regiones, puede cambiar vidas.

Para estos influencers es experiencia propia.

El apoyo

“Por lo menos para mi, pude sacar muchas cosas importantes de él, que me sirve como herramienta para potencializar las cosas y la responsabilidad que tenemos ahora como impulsadores y promotores de la cultura”, responde Israel Arboleda, quien quiere ser influencer de la cultura en Buenaventura.

El programa duró tres meses. Concluyó con el viaje de seis influenciadores a Cali para vivir el Petronio Álvarez realizado entre el 14 y 19 de agosto.

Ahora, estos jóvenes de nuevo en sus territorios ya empiezan a aplicar, como influencers, lo aprendido y los equipos móviles que se ganaron son su principal herramienta.

Muchos preparan proyectos con sus comunidades para presentarlos nuevamente ante la OIM, la USAID y otros organismos internacionales, porque en ellos podrían encontrar no solo financiamiento, también acompañamiento y asesoría, que en muchos casos, es tan vital como los recursos económicos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here