Noticias Colombia.

Son mascarillas convencionales, compradas al doble del precio de los que compró la Policía, por ejemplo.

La compra de un millón de tapabocas por parte de la Armada de Colombia está bajo investigación de la Contraloría General, porque se detectó un presunto sobrecosto del 100%, al proceso fueron vinculados dos oficiales y la empresa contratista.

En medio de la cuarentena, parte de los recursos del Estado colombiano para atender a familias vulnerables y atender la emergencia, no están siendo debidamente usados.

Procuraduría, Contraloría y Fiscalía hacen el ‘bloque anticorrpución del coronavirus’ y han encontrado cientos de irregularidades en materia de contratación.

Compra de mercados, prestación de servicios, adquisión de tapabocas, equipos de bioseguridad en instituciones públicas y otros gastos para los que no se cumpliría toda la normativa.

En muchos casos, se ha pagado más, de lo que realmente valen los elementos y mercados.

“La mayoría de las investigaciones se han hecho por denuncias ciudadanas”, informó el Procurador Fernando Carrillo el jueves.

Hasta ahora, a nivel nacional las presuntas irregularidades están en $420 mil millones, lo que se ha podido rastrear y comprobar.

Pero en total, se han revisado contratos por alrededor de 3.1 billones; 2.1 para insumos médicos, bioseguridad y alimentos, y el resto para contratación de personal por prestación de servicios. Es decir, más de tres mil millones de pesos “que han sido dilapidados”, dijo Carrillo.

El enredo en la Armada

La Armada de Colombia aún no se ha pronunciado por la investigación que se le aperturó, un escándalo que se suma a las denuncias de supuestas filtraciones de información al Grupo Armado Organizado de ‘Los Pachenca’.

En el caso de los recursos que no habrían sido bien invertidos para comprar tapabocas, la Contraloría informó que son $992 millones.

Para este caso, el ente de control encontró que mientras la Policía compró cada tapabocas a $750, la Armada pagó el doble por unidad ($1.500).

 

Ante estos hechos, fueron llamados  a responder y explicar, el Comandante de la Base
Naval ARC Bogotá, Capitán de Navío Jaime Gómez González; la oficial que realizó los respectivos estudios previos, Capitán de Fragata Magda Constanza Moreno Doncel; y la empresa contratista, Medivalle, a través de su representante legal, Anderson Gaminera Angulo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here