El Fiscal General de la Nación, Francisco Barborsa, anunció que el embajador de Colombia en Uruguay, Fernando Sanclemente, será vinculado a la investigación que se adelanta por el laboratorio de drogas encontrado en un predio de su propiedad.

Barbosa señaló que ya pidió que el caso se le asigne a un fiscal ante la Corte Suprema de Justicia.

De acuerdo con las investigaciones, en una finca del diplomático Sanclemente operaba un laboratorio de drogas en donde incautaron 10 toneladas de insumos químicos para el procesamiento de cocaína.

Lea también: En finca de embajador colombiano encuentran laboratorio de coca

“Le puedo dar la tranquilidad al país que en esta Fiscalía no habrá privilegio alguno”, aseveró Barbosa.

El embajador Sanclemente, añadió el fiscal, tendrá que explicar cómo no se percató de tamaña operación.

Por su parte, la defensa del embajador se declaró desconcertada con los señalamientos del fiscal y agregó que la Fiscalía no tiene pruebas en contra de su cliente.

Agregaron además que el embajador no ejercía ningún dominio sobre el predio en donde estaba funcionando el laboratorio, ya que se encontraba alquilado.

De acuerdo con los investigadores del caso, para el hallazgo del laboratorio fue clave la ayuda de autoridades estadounidenses.

Entre ellas participaron el Homeland Security Investigations (HSI) y el el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por su sigla en inglés).

Sus investigaciones y operaciones en el país les permitió identificar a una banda de narcotráfico localizada entre Cundinamarca y Boyacá.

Más pistas

Otra pista que tenían los investigadores norteamericanos es que la cocaína estaba saliendo por el aeropuerto El Dorado.

Una fuente humana fue la clave para dar con las coordenadas del laboratorio en Guasca.

Hasta allí llegaron agentes de Policía Judicial, Dijín y Antinarcóticos, quienes, en la mañana del miércoles 12 de febrero, entraron a ocuparon la finca.

Durante el operativo, las autoridades incautaron siete toneladas de insumos químicos y 10 kilos de coca procesados.

Además, encontraron microondas, centrifugadoras, prensadoras, moldes y demás artículos propios de un laboratorio.

La Fiscalía asegura que a Pablo Castillo, uno de los cinco capturados ese días, le encontraron un arma, sin que pudiera presentar el permiso para tenerla.

Por eso, el ente investigador le imputó el cargo de porte ilegal de armas de fuego.

Durante el operativo, cuando la Policía procedió a incinerar el centro de procesamiento de drogas, el fuego se salió de control y consumió un bosque aledaño.

El pasado 26 de febrero se supo que el embajador Sanclemente pidió una licencia para preparar su defensa frente a este episodio.

En ese momento se supo que aunque el predio donde se encontró el laboratorio tiene participación 50-50 entre la familia Sanclemente y los Spiwak, dueños de la cadena hotelera Dann, ninguno de los dos manifestó tener relación con dicho laboratorio con capacidad para procesar una tonelada mensual de cocaína.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here