El Valle del Cauca ocupa el cuarto lugar de departamentos con más políticos amenazados y asesinados. Procuraduría General y la MOE piden atención del Gobierno Nacional.

Redacción Política

Arauca, Cauca, La Guajira y Valle del Cauca son los departamentos del país más peligrosos para hacer política.

Así se desprende del más reciente informe de la Misión de Observación Electoral (MOE) que precisa que durante el primer año de campaña electoral de esta contienda (27 de julio a 27 de agosto) se han registrado 20 candidatos víctimas de violencia política. 18 son hombres (90%) y 2 mujeres (10%). Siete han sido asesinados.

Las alertas están encendidas luego de que la semana pasada se conociera el caso de Karina García, quien buscaba ser la alcaldesa de Suárez, en el Cauca, y que fue masacrada junto a otras cuatro personas, incluyendo a su madre.

Ella había recibido amenazas previas de un grupo armado y pese a hacer las denuncias respectivas, su esquema de seguridad no fue reforzado.

No figura allí el más reciente caso ocurrido en Antioquia, donde el candidato del Centro Democrático a la Alcaldía de Toledo, Arley García, fue asesinado a tiros por desconocidos.

 

Tampoco la amenaza que recibió este lunes Marcos Prada, quien aspira a ocupar el primer cargo de Confines, en Santander, por el uribismo, y quien través de un panfleto le advierten que “sus días están contados”.

En ese documento tampoco se hace referencia al comunicado de la Alcaldía de Palmira en el que le pide a los candidatos abstenerse de hacer política en la zona rural del municipio porque no se pueden brindar medidas de seguridad debido a la presencia de grupos armados ilegales. Y cuyas alarmas fueron encendidas por el senador de esa localidad Carlos Fernando Motoa.

“Hago un llamado a las autoridades nacionales y departamentales para garantizar el derecho de todo ciudadano de elegir y ser elegido, de garantizar la democracia y sobre todo, de garantizar la seguridad en todo el municipio”, dijo.

Y es que el alcalde de Palmira, Jairo Samboní, envió a los partidos políticos un comunicado en el que daba recomendaciones surgidas a partir del Consejo de Seguridad que se hizo tras la aparición de pafletos amenazantes firmados por la columna móvil Jaime Martínez, de las Farc, en la vereda de La Nevera.

Según el balance de la MOE, en 2019, tras un primer pico de violencia en enero, mayo fue el mes más violento, tanto en términos de amenazas como de hechos letales (atentados y asesinados), en contra de líderes políticos, sociales y comunales.

Luego de este pico, los meses de junio, julio y agosto se han mantenido en elevados niveles de violencia: en promedio, sucede una amenaza a diario y un atentado o asesinato (hechos letales) cada dos días y medio.

Por eso, el procurador General de la Nación, Fernando Carrillo, advirtió que “el mapa de riesgo electoral en este momento en Colombia indica que estamos en alerta roja. Podemos prevenir esta masacre que se está cocinando en distintos sectores de Colombia”.

Por ello, le hizo un llamado al Gobierno y a las autoridades del país: “Necesitamos unificar esfuerzos y crear un plan de emergencia para los candidatos. Hay 315 municipios en alto riesgo electoral”.

Y de eso sabe bien Lina Tabares, candidata al Concejo de Jamundí, Valle del Cauca, que en el último año ha recibido tres amenazas de muerte en un panfleto firmado por las Águilas Negras.

Sin embargo, ella sigue en su campaña y labor social. En la última amenaza, del 28 de agosto, en el panfleto aseguran que ella es guerrillera de las Farc.

El documento de la MOE indica que 364 casos de violencia entre octubre 27 de 2018 y 28 de agosto de 2019, el 43 % eran líderes políticos; el 45 % líderes sociales y el 13 % líderes comunales.

“En el periodo observado se registran 20 candidatos víctimas de violencia política, 43 precandidatos, 51 funcionarios de elección popular, otros 27 funcionarios de alto nivel y 14 líderes políticos (personas que no ejercen cargos ni son candidatos, pero que lo han sido o tienen reconocido liderazgo en temas políticos)”, dice el informe del Observatorio de Violencia Política de la MOE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here