Noticias Antioquia.

Debe 2 millones 700 mil pesos por servicios de estos dos meses de confinamiento.

 

Leidy Tabares vive en Medellín y en su casa, además de su mamá una adulta mayor, tiene niños y en total son ocho personas, solo trabajan dos, ella como independiente “y que pues por esta situación no he podido trabajar”, sin embargo, como a millones de colombianos, a ‘la vendedora de rosas’ la llaman todos los días a decirle, que tiene facturas pendientes.

Decidió grabar dos vídeos en su Instagram, para explicar la difícil situación económica que atraviesa.

La vendedora de rosas
Leidy Tabares le pidió al gobierno revisar los llamados alivios y ayudas en medio de esta crisis.

La protagonista de “La Vendedora de rosas”, recordó que no ha podido salir a vender bisutería, productos de belleza ni rosas, “por esta cuarentena” y por eso, no tiene ingresos.

Tiene dos meses sin poder pagar servicios y le llegaron tres facturas que superan el millón de pesos, “¿cuál es la ayuda?”, reclamó.

Le llegaron servicios de cable operador, internet, telefonía, agua, luz, predial por $590, $248 y $263 mil pesos.

“No somos ricos”

“Por vivir en estrato tres no significa que somos ricos”, dijo.

La última factura le llegó por 590 mil pesos, y como está en mora, le disminuyeron los megas de internet y le cortaron la línea telefónica y la televisión por cable.

“Necesitamos Internet para los niños, para sus tareas, sus clases”, reclamó.

“No tengo que agradecerle ningún mercado al gobierno, ninguna ayuda”, dijo y explicó que solo a “dos o tres personas saben que me han ayudado, Dios les bendiga”.

Injusticias…

“Hay familias solamente con una comida diaria”, dijo a modo de reclamo para que recibe cuáles son los reales alivios y ayudas para millones de personas que están confinadas en Colombia por la pandemia del coronavirus.

“Es injusto que sean tan mentirosos, que no ayuden. Es que uno no paga porque no quiere, no paga porque no tiene y pasando a veces hambre”, dijo con molestia.

Al presidente, alcaldes, gobernadores y senadores les recordó: “Ustedes no les preocupa el hambre (…) mientras que uno se levanta y ve el hambre en la cara de sus familiares y dice mier#$ tengo que hace algo ya”.

No sean descarados”, le dijo a dueños de empresas de servicios básicos en el país.

Así fue la queja de ‘La vendedora de rosas’, en la vida real:

Leidy Tabares representa a una parte de la población que vive en estrato 3 y 4, muchos independientes y sin empleos fijos, que no han podido trabajar durante esta emergencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here