Noticias Barranquilla.

Un joven se mutiló parte de la mano con una máquina moledora de carne, su incapacidad y reparación del daño está en el limbo porque no tenía contrato legalizado.

Mientras cumplía labores en una empresa de carnes frías en Barranquilla, un joven de 20 años sufrió un accidente y perdió tres dedos de su mano, hoy está incapacitado y con un futuro cercano incierto.

Sigue en tratamiento y terapias de recuperación de la movilidad de su mano.

Joven Barranquilla
La mano del joven que sufrió el accidente en una fábrica de carnes frías en Barranquilla.

El hecho ocurrió el 23 de julio del presente año, cuando el hombre ejercía labores y manipulaba una de las máquinas y su mano quedó atrapada en la misma.

Posteriormente a lo sucedido, el joven fue operado y no hubo posibilidad de que sus dedos fueran recuperados y su mano derecha bien.

En la actualidad, el afectado se recupera en casa de su padre en el municipio de Soledad, Atlántico, pero en medio de la recuperación el joven con el apoyo de su padre, le pide a la empresa que lo indemnice por lo sucedido.

En la casa del joven, le contaron a TuBarco Noticias Caribe por qué la empresa hasta ahora, no es clara con el apoyo a futuro de su empleado.

Expresó el padre del hombre de 20 años, que su hijo no tenía contrato, le pagaban el día a $40.000.

El joven pagaba una ARL, pero tampoco como trabajador de la empresa sino de una cooperativa.

Lea también: 

Habitantes del barrio Chiquinquirá en Barranquilla denuncian ante las autoridades los malos olores que se emiten desde el cementerio Universal

Mientras está incapacitado, el joven sigue recibiendo un pago de 240 mil pesos semanal desde el accidente, pero en la empresa no les dan respuestas si van a responder por los daños que sufrió.

Joven
Asi se ve la mano derecha del joven que sufrió el accidente en una fábrica de Barranquilla, despida de ser operado.

Por lo tanto el padre del afectado manifestó que imterpondrá una demanda en contra de la entidad para que indemnicen a su hijo.

Agregó el progenitor de la persona afectada que ya se encuentran siendo asesorado por un abogado.

Hasta ahora no han iniciado un proceso judicial, porque la oficina de trabajo en Barranquilla se encuentra cerrada por la pandemia.

Este caso también pone al descubierto los problemas de la informalidad laboral en la capital del Atlántico, y el país.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here