Liliana Barranquilla Bitcoin
Tratan de esclarecer si Liliana en Barranquilla, fue engañada para que hiciera la inversión en bictoins con sus ahorros, para luego robarla.

Tratan de esclarecer si Liliana fue engañada para que hiciera la inversión con sus ahorros, para luego robarla. Desapareció un lunes y apareció sin vida en un paraje, cuatro días después.

Noticias Barranquilla.

Hasta ahora hay un capturado y por lo menos cuatro cómplices más que están siendo buscados, «no hay mujeres involucradas en este hecho» indicaron desde la policía con lo que se descartaría a las vecinas que se «mudaron sospechosamente», lo que si se confirmó es que Liliana Segovia hizo una inversión millonaria en criptomoneda Bitcoin.

Según la información de la policía, la víctima si estaba relacionada con negocios de criptomoneda.

Si hubo hurto de Bitcoin, alrededor del 15 mil dólares (más de 50 millones de pesos).

Liliana al parecer, había destinado de sus recursos económicos que se ganaba trabajando y los ahorros, para hacer esta inversión pero dado que no conocería del negocio, la habrían ‘captado’ para estafarla y robarla.

Si bien, las cuentas, correos y demás estaban a su nombre, no sería ella quien los manejara. Por eso, su cuenta fue vaciada en pocas horas.

Incluso, cuando ella ya estaría muerta y su cuerpo abandonado en un paraje solitario en la vía Tubará -Cartagena.

La camioneta, que también había comprado hacía menos de un mes se la robaron y en menos de 4 horas ya la había sacado a Valledupar.

Quien condujo el vehículo hasta la capital del Cesar, fue J. Jairo M, quien de hecho, aparece con un registro policial pero como víctima de hurto. No está claro hasta ahora de manera pública, si estuvo involucrado en el homicidio, y si participó directamente en el hurto.

La criptomoneda es un mercado que atrae cada día más gente.

Este lunes por ejemplo, un 1,00 Bitcoin = costaba 145.885.235,94 pesos colombianos (1 COP = 0,00000000685470 XBT).

La tristeza por el caso

La familia confirmó que el cuerpo hallado era el de Liliana Segovia Navarro, «trabajadora, amable, tranquila, no le conocíamos de problemas», dijeron consternados los vecinos.

Ella salió de su casa en la calle 60 con carrera 43 y abordó su camioneta a eso de las 6:50 de la mañana del 28 de febrero, detalle que llamó la atención de sus familiares ya que Liliana no acostumbraba ir a la calle a esas horas.

Antes había llevado a un sobrino al colegio, y tras su primera diligencia, regresó al apartamento donde residía en el barrio Bostón, de Barranquilla.

Parientes de la mujer de 33 años de edad, llegaron procedentes de Mompox al enterarse de su desaparición. Regresaron con ella en un ataúd, a su tierra. Piden que haya justicia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here