Herminia
Su trastorno mental, ha hecho difícil que otras personas la ayuden.
Noticias Barranquilla.

Su vecina es quien la ha socorrido en varias ocasiones, pero no tienen experiencia en el manejo de episodios de violencia por la enfermedad mental que sufre, y por ello, termina de nuevo en la calle.

La historia de Herminia Babilonia es complicada, hoy de nuevo está en la calle, en esa calle en la que ha pasado años bajo la indigencia, porque tras la muerte de su madre, su enfermedad mental se agravó, no pudo convivir con su hermano también con esquizofrenia y una vecina que la ha ayudado, no ha podido retenerla por mucho tiempo.

La mujer, fue vista nuevamente en la calle, con una herida en la cabeza.

Este, fue calificado como un nuevo caso de ‘habitante de calle zombie’, como ya había ocurrido con un hombre en Soledad, quien estuvo por semanas con un herida en su cabeza, llena de gusanos.

Esta vez, la historia de Herminia incluye al parecer, negligencia y desatención por parte de las autoridades.

Herminia

Augusta Hidalgo, su vecina en el barrio Ciudad Jardín en la capital del Atlántico le contó a TuBarco Noticias Caribe, durante un tiempo logró que la atendieron en hospitales, pero no ha habido más apoyo.

Herminia
Lograron hospitalizarla 6 meses y curarle la miasis en su cabeza.

Contó que la madre de Herminia murió, y luego de vivir un tiempo con su hermano y sobrino, terminó en la calle.

“A ella le gusta la calle y empezó a vagar”, en ese tiempo, “ella venía acá” y le guardaba desayuno, almuerzo y comida. Iba a consultas con el psiquiatra, “y yo le daba los medicamentos.

Sin embargo, en sus momentos de crisis “desaparecía por días”.

“En el Cari Mental me la atendían muchas veces”, pero en una de sus salidas a la calle, se perdió y llegó hasta San José de Acosta. Estuvo a punto de morir.

Para ese momento, si la hospitalizaron y cuando se recuperó, de nuevo, se fue a la calle y se perdió varios días. Su nueva aparición, fue más crítica.

Herminia zombie
La vecina de Herminia, Augusta y su familia, la han ayudado.

“Llegó con una miasis en su cabeza, estaba llena de gusanos. Cuando ella me llegó aquí, yo pensé que iba a morirse, el olor era insoportable”, dijo Hidalgo.

Herminia volvió a la calle, “está en las mismas condiciones. Su cráneo expuesto, el injerto se le cayó”.

La llevaron al centro médico y la curaron, pero “el gusano se había comido el cuero cabelludo y necesitaba un injerto”.

El toma y dame, entre hospitales

Los hospitales, psiquiátrico y general empezaron a “echarse” responsabilidades, que primero debían atenderla en uno y luego en el otro, y así. Finalmente en ese momento no se le pudo hacer el injerto y de nuevo, volvió la infección.

Herminia terminó en la calle.

Hidalgo le pidió apoyo a la Alcaldía de Barranquilla y respondieron, tras una visita le pidieron llamarlos cuando de nuevo, la habitante de calle estuviera en su casa.

Finalmente pudieron de nuevo hospitalizarla, tras estabilizarla la enviaron a Montería, donde le hicieron el injerto y la recuperaron. Estuvo 6 meses en el proceso de recuperación.

Cuando la dieron de alta y volvió a Barranquilla, por su trastorno mental requería un lugar donde pudieran atenderla. No lo hubo.

De nuevo, a la calle…

A la Alcaldía se le volvió a pedir ayuda, pero allí, empezaron a “pelotearse” la responsabilidad de su cuidado.

“Me contesta que ellos no pueden hacer nada, que me dirija a sus sistema de salud y entonces le escribí a Comparta, y me responden lo mismo, que no es responsabilidad de ellos”, explicó Hidalgo.

Herminia de nuevo recorre las calles de Barranquilla con su cráneo expuesto, lleno de gusanos.

Herminia volvió a la calle, “está en las mismas condiciones. Su cráneo expuesto, el injerto se le cayó”. Está de nuevo, llena de gusanos.

La otra opción de ayuda, es la de ciudadanos y empresas que puedan donar para pagarle un hogar especializado. Sin embargo muchos cuestionan, la responsabilidad estatal frente a estos casos.

Lea también:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here