Stephany Doria Sanjuanelo, usuaria de Transmetro.
Noticias Atlántico.

“En 10 años que llevo utilizando el servicio, nunca antes alguien había atentado contra mi integridad física”, manifestó la joven. La empresa investiga los hechos.

Stephany Doria Sanjuuanelo es una joven de 26 años que se moviliza a diario por las calles de Soledad y Barranquilla en su silla de ruedas.

De igual manera, lo hace en el Servicio de Transporte Masivo, Transmetro, el cual es su medio predilecto para para recorrer largas distancias y desplazarse a su lugar de trabajo.

Ella padece de una enfermedad denominada osteogénesis, comunmente conocida como “huesos de cristal”, la cual impide que el organismo “fabrique huesos fuertes”.

Stephany puede caminar con ayuda, no obstante, utiliza la silla de ruedas para evita algún tipo de inconveniente con sus huesos ya que estos como se mencionó anteriormente, son muy frágiles.

El pasado viernes 13 de octubre, Stephany salió como de costumbre a tomar el bus alimentador de Transmetro ruta A-32 en la calle 45b barrio Tajamar de Soledad 2000.

“Aquí a una cuadra de mi casa es donde se agarra el alimentador, el Transmetro, pero en esa calle no hay paraderos establecidos sino que se supone que el abordaje es libre”, aseguró Doria Sanjuanelo sobre la problemática que enfrenta su comunidad.

Stephany agrega que ante las dificultades para poder abordar los buses de Transmetro en dicha zona, la comunidad decidió instalar un improvisado cartel, indicando que en el sitio funciona un “paradero”.

Sin embargo, la joven denunciante manifiesta que en muchos casos, los conductores hacen caso omiso a esta señalización dependiendo si van o no “de afán”.

“Ellos tienen libre albedrío de decidir si paran o no paran”, dijo la joven.

“Llego hasta ahí (al paradero) y a eso de las 6 y 30 de la mañana, algunas personas abordaron el bus, un alimentador con plataforma para personas con discapacidad”, recordó la denunciante.

Vea: “Huele a podrido, es un criadero de mosquitos”, denuncian abandono de la fuente Plaza de la Paz

“Las personas subieron por la parte de atrás y yo me quedé en la parte de adelante esperando que el señor se levantara. Vi que cerró las puertas y le hice señas para que me abriera. Se estacionó un poco y se levantó para bajarme la plataforma”, indicó la joven.

“Cuando abre la puerta yo inmediatamente le dije que no era necesario, que yo me podía subir porque tengo 10 años utilizando el servicio y todos saben que me puedo subir con o sin plataforma y no exijo que los conductores me ayuden porque sé que no es deber de ellos”, detalló Stephany.

“Le dije señor yo me puedo subir y él me dijo de una vez que no era posible…me dijo:¡No!”, rememoró Stephany.

“Cuando intentó bajar la plataforma, quedó por la mitad y miró el andén y me dijo: ‘Yo no puedo bajar esto aquí, esto es una operación errónea, esto así no se puede'”, precisó la joven sobre lo que le dijo el chofer del alimentador.

Stephany continuó su relato expresando que como pudo se subió al bus.

“Cuando estoy impulsándome que mi esposo me ayuda, el señor me empuja, yo me voy hacia atrás y mi esposo me sostiene”, narró la denunciante.

Doria Sanjuanelo, señaló que en ese momento no habían muchas personas en el bus, sin embargo, se solidarizaron con ella y le reprocharon al chofer su conducta.

“La gente le gritaba cosas al igual que mi esposo. Las personas me agarraron, me subieron y me sentaron en una silla y seguimos”, dijo la joven.

La joven manifiesta que durante el recorrido del bus, hubo un intercambio de palabras entre ella y el conductor.

“Le hice saber mi descontento y él fue bastante grosero”, señaló Doria Sanjuanelo.

“Yo les comenté la situación a los despachadores de Transmetro, pero, ellos no tienen la jerarquía para llamarles a ellos la atención, ese no es el proceso”, indicó Stephany sobre lo que realizó al llegar a la estación del Servicio de Transporte Masivo de Barranquilla.

Instauró la queja en la compañía

Stephany reveló que tras lo sucedio se comunicó con la empresa que brinda el servicio de transporte masivo en la capital de Atlántico y su área metropolitana.

“Llamé y coloqué las quejas y a eso de las 10 de la mañana ellos me llamaron y me pidieron la versión de los hechos”, aseguró la joven.

A raíz de su llamada, funcionarios de Transmetro le dieron prioridad a su caso.

“Hicieron el trámite correspondiente para legalizar la denuncia y el abogado de Transmetro se comunicó conmigo. Les agradezco porque me han ayudado con toda la tramitología. En el momento no sé qué respuesta me tienen”.

“Busco crear conciencia”

Stephany Doria asegura que en los 10 años que lleva utilizando el servicio de Transmetro nunca le había sucedido algo igual:

“Nunca antes nadie se había atrevido a atentar contra mi integridad física”.

La joven añadió que no busca que al conductor lo retiren de su empleo sino crear conciencia:

“Las personas con discapacidad nos enfrentamos a una discriminación grandísima, a estas alturas de la existencia nos topamos con una serie de prejuicios que son muy difíciles”, concluyó Stephany en su denuncia.

A continuación las declaraciones de Stephany Doria sobre lo ocurrido el pasado viernes 13 de octubre en horas de la mañana:

¿Qué dice Transmetro sobre su caso?

Tras viralizarse su caso en redes sociales, la compañía emitió un comunidad a la opinión pública:

“El Sistema de Transporte Masivo de Barranquilla y su Área Metropolitana – Transmetro, se permite informar que, a través de redes sociales, recibimos el día 16 de octubre del presente año la queja de Stephany Doria Sanjuanelo, usuaria de la ruta A3-2 Soledad 2000, por una presunta conducta irregular por parte de un operador del Sistema, vinculado a uno de nuestros concesionarios”, dice el primer párrafo del boletín.

Y añade: “Inmediatamente conocimos el caso, nos comunicamos con la usuaria para conocer la situación, procediendo a hacer la investigación de rigor”.

“Transmetro lamenta los inconvenientes que haya tenido la usuaria y reitera su compromiso con un servicio de calidad, incluyente y accesible, toda vez que el 39% de nuestra flota cuenta con ascensores que facilitan los desplazamientos de los ciudadanos con movilidad reducida”, concluyó el comunicado.

Se espera que este caso llegue a un feliz término y que se siente un precedente para que este tipo de situaciones no vuelvan a ocurrir en el servicio de transporte masivo, Transmetro.

Foto de portada: Captura de video

Le puede interesar: Denuncian: “El policía le disparó dos veces a mi esposo”, Johny Medina salió a defender a su hijo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here