Rayza de la Hoz lidera el Colectivo Mata’e Pelo, que busca enaltecer a las mujeres afro de La Guajira. Historia de redes para empoderar y preservar cultura.

Noticias Caribe

Rayza de la Hoz es firme al decir que hablar del pelo de una mujer no es una banalidad. Mucho menos lo es hablar del pelo de una mujer afrocolombiana.

Porque el pelo cuenta historias y ellas deben preservarse en la eternidad. La lucha es lograrlo en medio de estos tiempos, en los que los estereotipos hacen que la belleza femenina parezca inalcanzable.

Y los peinados, la forma como se lava y se cuida el pelo, entra en esos métodos que denotan perfección para la mujer, pero que en realidad, en algunos casos, se convierten en una esclavitud.

Rayza, a sus 30 años, cuenta que la relación con su pelo siempre fue trágica. De joven, cuando se dedicaba al teatro, su melena era un problema. Dice que vivió discriminación  a la hora de estar en escena porque su pelo no encajaba.

De joven decidió alisarse el pelo. Lo hizo porque consiguió un contrato de modelaje y durante un año usó el tratamiento que promocionaba.

“El sistema está impuesto para que las mujeres sintamos que nuestro pelo no es lo suficiente hermoso, que el color no es profesional, que nunca logramos encajar dentro de los patrones establecidos de belleza, y esto cierra espacios para algunas mujeres”, comenzar Rayza.

Y así, en una especie de rebeldía, ella miró de nuevo a su familia, a las mujeres de palenque, se miró a ella misma, volvió a reconocerse, se cortó el pelo y dejó que creciera al natural, como siempre debió ser.

Matae’ Pelo y el poder de la mujer

Hace cinco años, y entendiendo que el pelo no es un asunto menor en su comunidad, inició un emprendimiento de estética afro.

No era solo una cuestión de hacer ver lindo el pelo, si no de ver cómo otras mujeres podían entender la necesidad de guardar el legado ancestral que hay en él. El de las trenzas, por ejemplo, que en épocas de esclavitud eran mapas de rutas de escape para mujeres y familias.

Y también Rayza pensó en cómo con el pelo mujeres afro raizales y palenqueras podrían tener independencia económica con ello.

Así nació el Colectivo Matae’ Pelo, que más que venta de productos o secretos, tiene como fin abrir espacios a las mujeres para que sean fuertes, para alentarlas a ganar el terreno que merecen y que por décadas les ha sido negado.

Las redes sociales se convirtieron en su plataforma para divulgar sus ferias, actividades, su conocimiento, pero también los mensajes.

Con Mata’e Pelo, Rayza también recorre decenas de poblaciones de La Guajira y comparte en redes sus experiencias, incluso sabiendo que muchas de las mujeres con las que habla nunca verán sus fotos o videos porque en sus tierras no llega el WIFI.

“La Guajira es un departamento pluriétnico y multicultural, alrededor del 14.8% de la población es afro, y muchas de nosotras han vivido en territorios que nos han obligado a rechazarnos históricamente. Hay mujeres en condiciones de vida muy difíciles, que sobreviven a diario. No se trata de que compren productos para el pelo, se trata de mostrarles cómo empoderarse para salir adelante”, dice Rayza.

Porque además de belleza, este colectivo desea fomentar la paz entre comunidades y la igualdad de género.

A la conquista de las redes sociales

El Colectivo Mata e´Pelo tiene hoy 60 mujeres. Son deportistas, empresarias, amas de casa, profesionales. La diversidad es su esencia.

Muchas de ellas ya viven con sus emprendimientos cosméticos, algunas tienen salones de belleza, otras se convirtieron en trenzadoras profesionales.

Ahora la meta es que más mujeres afro se autoreconozcan y salgan a conquistar al mundo exhibiendo su raza y cultura con orgullo.

Rayza participó en el “Taller de Influenciadores Étnicos”, que se dictó como parte del Programa de Inclusión para La Paz de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, y que es implementado por la Organización Internacional para las Migraciones, OIM.

Allí aprendió el manejo de herramientas digitales y entendió las redes sociales como el “broshure” de este movimiento.

Sabiendo ya grabar y editar, y enviar mensajes certeros, ahora se disponen a conquistar mercado y público en plataformas como el Instagram.

Rayza dice que desean iniciar con algo llamativo:Los laboratorios ancestrales, que son una especie de clases entre mujeres en las que intercambian recetas para cuidarse el pelo de manera natural.

El aguacate, el noni, cualquier producto que esté a la mano sirve y ese es el conocimiento que quieren transmitir.

También tienen canal de Youtube y su primer video fue reconocido como el mejor durante el Taller del que la joven emprendedora fue partícipe.

Tomará algún tiempo, pero Rayza y el colectivo están decididas “porque contar la realidad requiere valor y coraje. Yo no me considero una influenciadora, no me lucro por ello, esto es un sentir colectivo por la mujer, por el patrimonio. Soy una mujer negra, responsable con mi cultura y mis raíces”, dice.

Puede leer: “Bojayá informa”, la voz del pueblo a la que José Luis le hace eco en redes sociales

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here