Manatí Julieta
La caza de Julieta "es un grave delito que será sancionado por las autoridades, quienes se encuentran realizando las investigaciones pertinentes", anunció Corpamag.

A la manatí la liberaron el 7 de julio en la Ciénaga Grande y pedían el apoyo de pescadores «para su protección», siete días después, ha sido asesinada. 

Noticias Caribe.

Este miércoles una noticia ha generado indignación y piden que se judicialice a los responsables de la muerte de Julieta, la manatí que había sido rescatada, rehabilitada y devuelta al mar la semana pasada, fue atacada cuando al parecer intentaban ‘pescarla’ ilegalmente en Tasajera, Magdalena.

Al animal le produjeron varias heridas al parecer con arma blanca intentando sacarla del mar. Habrían sido pescadores.

«Esta es una especie amenazada a nivel mundial. En Colombia está casi extinta por la cacería, la cual es penalizada por la ley», era la advertencia de Corpamag el sábado cuando la liberaron.

Sin embargo, a un grupo de personas -que serían pescadores de la zona-, no les importó que la especie esté protegida.

La cruel caza de la manatí

Los reportes que han llegado a Corporación Autónoma Regional del Magdalen, es «el animal fue perseguido por pescadores de Tasajera desde el Puente de la Barra hasta Pueblo Viejo, capturándola y atacándola».

Las agresiones «fueron con palos, machete y amarrando su trompa, evitando que pudiera respirar».

La caza de Julieta se dio en la Ciénaga Grande de Santa Marta.

«Es un grave delito que será sancionado por las autoridades, quienes se encuentran realizando las investigaciones pertinentes», anunció la entidad. 

Intentaron salvarla

Cuando Corpamag recibió el llamado de varias personas, alertando de la caza de una manatí, un equipo se dirigió a la zona y la encontró herida.

Con ayuda de lugareños y pescadores, la sacaron del agua, tenía cortadas y golpes.

El traslado se dio de emergencia este miércoles en la tarde.

La trasladaron al Centro de Atención de Fauna Marina en El Rodadero. «No sobrevivió».

Julieta, del Caribe, había quedado atrapada en las redes de los pescadores el pasado 5 de junio.

Quedó en las redes cuando pasaba por el sector de las playas de Bonito Gordo, en el Parque Nacional Natural Tayrona.

Tras el incidente, la trasladaron al CAVR Marino de CORPAMAG para su atención.

El 7 de julio fue liberada (pesaba 450 kilos) con una correa para seguimiento VHF y satelital.

«Dicho monitoreo había arrojado que Julieta se movilizaba entre las playas de Pozo Colorado y el Puente de la Barra, en la Ciénaga Grande de Santa Marta», donde finalmente la cazaron.

El manatí del Caribe (Trichechus manatus) es una especie clave, altamente amenazada.

Se encuentra en la categoría Vulnerable (VU) de extinción en Colombia y en el mundo (UICN, 2021).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here