En Palenque, Gabriel Marimón, espera que los tambores que creció escuchando también hagan eco en redes sociales. 

Noticias Caribe 

Palenque es un rincón de Africa en Colombia y su música, más que bellos acordes, son el recuerdo mismo de la lucha de los esclavos para escapar del yugo en épocas coloniales. 

Los tambores hacen parte de la gesta que les permitió a los palenqueros ser el primer pueblo libre de América. No por nada este corregimiento de Bolívar es Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad. 

Y esos tambores son los que a Gabriel Marimón le retumban en la cabeza desde chiquitos. 

Los escuchaba interpretados por sus abuelos y para no perder el legado ingresó de pequeño a un centro comunitario donde enseñaban la música, danza y la cultura de su tierra. 

“Es que escuchar los tambores en cada esquina era algo normal, en las festividades, en los velorios, la música es parte de nuestra vida. Además, eso del arte nace con uno”, dice. 

Gabriel tiene 23 años, es actor y ya protagonizó un largometraje. También fundó en su momento un grupo de rap en lengua palenquera con instrumentos tradicionales. 

Pero lo suyo es el trabajo comunitario, y desde hace 5 años se vinculó a la organización del Festival de Tambores de Palenque. 

“Entonces comencé a inquietarme sobre cómo podíamos visibilizar en redes sociales, y comencé a formarme para compartir ese día a día del festival”, comenta Gabriel, y así nació el perfil de Facebook del Festival de Tambores de Palenque, en el año 2013.

Palenque y su Wi Fi 

A Palenque, aún siendo un pueblo celoso con sus tradiciones, también llegó el internet. Pero no está en las casas, como sucede en las grandes ciudades. Allí, dice Gabriel, los palenqueros se pegan a la red de Wifi del colegio del pueblo para poder acceder a redes. 

 Facebook y Whatsapp, las más usadas; Twitter e Instagram, las menos preferidas porque acaban con los datos de los celulares. 

“Los adolescentes y los mayores un poco pasados de 40 usan redes sociales. Una ve a la gente como a las 7:00 p.m. alrededor del colegio, pegado a la red. La gente publica sus fotos, lo que hacen el día a día. A los más jóvenes les interesa la música, la moda. Los más académicos, hablan sobre la situación política”. 

Con este escenario, y aún sabiendo que en Palenque el internet es un privilegio, Gabriel es visionario y lo que quiere es que cualquier persona, en cualquier parte del mundo le haga click a una ventana que lleva a su palenque. 

“Las redes sociales tienen sus pros y contras. No hay control sobre lo que se ve o se expresa, pero uno sí puede darle un buen uso, incentivar a conocer nuevos temas. En este caso, quiero que se sepa que Palenque no está olvidado “, dice Marimón.

Rompiendo mitos

Gabriel hizo parte del grupo de personas que participó en Cartagena en el “Taller de Influenciadores Étnicos”, como parte del Programa de Inclusión para La Paz de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, y que es implementado por la Organización Internacional para las Migraciones, OIM.

Fue un taller en el que líderes sociales y otros actores aprendieron a manejar efectivamente las herramientas digitales. Se incluyó el manejo de programas de edición en celulares y la efectividad de los mensajes en redes sociales.

Dice Gabriel que esto es un complemento perfecto para su idea de difundir y preservar la cultura de Palenque.

Abrió su primer canal de Youtube, y su primer video está dedicado a eso que hace que vivir en su corregimiento sea especial.

Y ahí están los tambores, en medio de sus polvorientas calles, de la risa de la gente, de la vida bonita que en este pedazo de África se vive.

Tiene una meta y es desvirtuar, a punta de cultura, tantos mitos tejidos alrededor de Palenque.

“Que las mujeres son las que trabajan y los hombres se quedan en la casa, por ejemplo. Me molesta que se tergiverse que aquí cada que se muere alguien hay una rumba, y no. Es el lumbalú, un ritual muy importante para nuestra comunidad”, dice Gabriel.

El lumbalú es un funeral comunitario de nueve días alrededor de quien fallece, es de raíces africanas y sus protagonistas son la música y la danza. Con los tambores, los que lleva metidos en el alma Gabriel, es que se honra la memoria de los muertos.

“Necesitamos más educación a la sociedad sobre como se entienden las dinámicas de Palenque y cómo poder permitir que ellas perduren, que las cuiden”, señala el joven palenquero, quien le apuesta a masificar en redes sociales a su Palenque.

Puede leer: “Play Tumaco”: La plataforma de Carlos para mostrar la cara amable de la “Perla del Pacífico”

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here