Seis de los integrantes vivían en la capital del Magdalena.

Noticias Santa Marta

El Gaula del Ejército en colaboración con el CTI de la Ficalía, logró desmantelar una organización delincuencial que sacaba cocaína del país a través de los puertos del Caribe colombiano.

Desde Santa Marta, La Guajira, Bolívar y Barranquilla, la banda llevaba los estupefacientes a países de América como Honduras, República Dominicana y Puerto Rico y Estados Unidos.

También, al viejo continente a ciudades como Amsterdam en Holanda.

Como resultado del operativo denominado ‘Costera’, los uniformados capturaron un total de nueve personas.

La red utilizaba aparatos como computadores y respuestos para camuflar la droga, señaló el medio Santa Marta Al Día.

A su vez, la organización criminal mantenía contactos con funcionarios, vigilantes y trabajadores de los puertos, para garantizar el ingreso y cargue de la mercancía ilícta.

Entre 2014 y 2019, se registraron al menos nueve eventos en que se introdujeron estupefacientes en el exterior a través de esta organización.

Los individuos de la banda del Caribe, serán imputados, por los delitos de concierto para delinquir y tráfico y fabricación o porte de estupefacientes.

Los capturados

Héctor Antonio Villar Sierra, alias Junior, El Compa, El Calvo o Rólex; dominicano, residente en el sector El Rodadero en Santa Marta (Magdalena).

Uno de los jefes de la organización ilegal, sería quien contactaba inversionistas extranjeros a quienes les ofrecía la logística para los envíos del narcótico.

Miguel Rafael Padilla Benedetti, alias Tío; colombiano, residente en Santa Marta (Magdalena).

Uno de los jefes de la organización ilegal. Sería quien contactaba inversionistas extranjeros y les ofrecía la logística para los envíos del narcótico.

Argemiro Antonio Anaya Acosta, alias Flaco; colombiano residente en Santa Marta (Magdalena).

Enlace entre los inversionistas o dueños de los estupefacientes y las personas que tienen acceso a los Puertos de Santa Marta (Magdalena) y Barranquilla (Atlántico) para ejecutar la contaminación de buques y container con estupefacientes.

José Prudencio Padilla Cabrales, alias Pencho; colombiano, residente en Santa Marta (Magdalena).

Encargado de apoyar labores logísticas y la consecución de embarcaciones pequeñas para transportar los estupefacientes.

Alexis Antonio Caraballo Ojeda; colombiano, residente en Barranquilla (Atlántico). Encargado de apoyar la logística y conseguir de pequeñas embarcaciones para transportar estupefacientes.

Era además enlace entre los integrantes de la organización ilegal y personas encargadas de transportar los estupefacientes.

Completan la lista

Washington Amadeo Grueso Micolta, alias W; colombiano, residente en Santa Marta (Magdalena). Encargado de contactar inversionistas, en su mayoría extranjeros.

Sería el encargado de adecuar equipos como computadores, repuestos y otros elementos que eran enviados como encomiendas a Estados Unidos.

Ronald Enrique Redondo Toledo; colombiano, residente en Santa Marta (Magdalena).

Su principal ocupación era la de taxista, además de ser el hombre de confianza de Héctor Antonio Villar Sierra. Redondo era quien transportaba el estupefaciente por la ciudad de Santa Marta.

Harry De La Hoz Llinas; colombiano, residente en Barranquilla (Atlántico). Enlace entre los inversionistas o los dueños de los estupefacientes con los jefes de la organización ilegal que operaba en el Caribe.

Era uno de los encargados de coordinar los envíos de estupefacientes de Colombia hacia el exterior.

Gustavo Durán Quintero; colombiano, residente en Barranquilla (Atlántico). Era uno de los hombres de confianza de Harry De La Hoz.

Se encargaba de contactar personas que eran usadas como correos humanos.

Foto de portada: suministrada

Le puede interesar: Hallan muerto a soldado en garita de Batallón en Santa Marta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here