Playa Blanca. Foto:@lagente

Denuncia que las personas que lo atendieron, adulteraron el datáfono.

Noticias Cartagena.

La atención y los precios de los alimentos y bebidas que consumen los turistas en las playas de Cartagena continúan siendo un «dolor de cabeza» para ellos por cuenta de los cobros exagerados del personal que atiende a los visitantes a ‘La Heróica’.

A los ya conocidos casos de las mojarras en 6 millones de pesos y la picada de mariscas por 2 millones cuatrocientos, se suma ahora un nuevo caso de estafa a un turista extranjero.

Imagen de referencia. Foto: @mundonoticias
Lea: «Dos mojarras y cuatro cervezas por 600 dólares», el nuevo intento de «tumbe» a turistas extranjeros en playa de la isla de Barú en Cartagena

El hombre proveniente de Brasil, identificado como Caio Lazzaretto Mónaco, hizo pública la denuncia a través del portal El Universal, sitio web donde contó en detalle el mal rato que le tocó vivir en una choza de Playa Blanca, isla de Barú.

Los hechos que cuestionó en los micrófonos de esa casa editorial, ocurrieron el pasado 9 de septiembre, pero solo hasta ahora decidió contar lo sucedido.

Cuenta el turista carioca que al llegar a Playa Blanca fue atendido muy amablemente por un total de seis personas que lo ubicaron en un buen lugar y le ofrecieron una carpa para la sombra.

Antes había sido víctima del robo de su teléfono celular en el Aviario, sitio que quería conocer.

Vea:Los abusos en playas de Cartagena no paran, turistas preferirían no volver a ‘La Heroica’

Estas personas que lo atendieron le dijeron que le iban a ayudar a recuperar sus pertenencias, Mientras tanto el visitante brasilero fue sentado un silla y le sugirieron que pidiera algo del menú.

«Me trajeron un plato de pollo con patacones, agua y me ubicaron en una sombrilla», relató el extranjero al medio anteriormente mencionado.

El valor a pagar eran 60 mil pesos.

Caio dio su tarjeta para pasarla en el datáfono pero se percató de que este tenía una lectura diferente a los 60 mil. Asegura que el monto que estaban cobrando era un millón doscientos mil.

«Supe que estaban intentando robarme», contó el visitante.

«Como me negué a pagar un monto mucho mayor, de tres a cuatro hombres me coaccionaron, cambiaron el tono y empezaron a amenazar con agredirme físicamente: ‘Si no pagas, no sales de esta playa. ¿Quieres tener problemas en Cartagena? Es mejor pagar'», narró el brasileño lo que le decían los nativos.

Caio recuerda que desde ese momento, transcurrieron cerca de cinco horas de mucha tensión por la situación embarazosa.

Ante la negativa de Caio de pagar ese datáfono, los nativos buscaron otra máquina.: «No me dejaban salir del lugar sin hacer el pago, tampoco llamar a la Policía», aseveró.

En resumen, llegó el segundo datáfono.

Nuevamente los nativos digitaron la suma a pagar: «Vi que el monto exacto de $120.000 y agregué la contraseña de mi tarjeta. Acepté pagar ese monto de inmediato para librarme de ellos, pensando que iba a resolver la situación. No sé cómo el valor cobrado fue muchas veces mayor», reveló el visitante suramericano.

No obstante, Caio manifiesta que ese pago tuvo que hacerlo tres veces ya que según indicaban los nativos no se hacía efectiva la transferencia.

El joven de 27 años, denuncia que el datáfono «estaba manipulado».

«Hice el pago tres veces porque dijeron que los dos primeros no habían sido procesados por mala señal. Yo cuestioné, les dije que me gustaría ver el histórico, pero ellos me amenazaron», puntualizó.

Caio asegura que fueron tres retiros que le hicieron estas personas: dos por valor de $1.200.000 y un tercero por $2.200.000 para un total de $4.600.000.

Como su celular se lo habían robado, no tenía manera de revisar la app del banco.

El turista finalmente se marchó del lugar y regresó a Brasil. Estando en su país se dio cuenta de la estafa de al cual había sido víctima.

Caio interpuso la queja en su banco pero no recibió buenas noticias. Le pidieron una denuncia policial en Colombia, algo que no pudo conseguir pese a su insistencia en el Aeropuerto de Bogotá.

Allí le contaron que debería solicitarla a través de la página web www.adenunciar.gov.co.  Sin embargo, cuenta que desde ese portal tampoco pude hacerlo allí porque la interfaz «no funciona para denuncias de personas fuera de Colombia», afirmó.

Ahora la Embajada de Brasil en Cartagena le está ayudando con la diligencia para hacer la denuncia formal ante las autoridades competentes.

Caio no desea que esto le ocurra a otra persona.

Foto de portada: @lagente

Le puede interesar:

Alerta en Cartagena por quejas de turistas: Un masaje 600 mil, un pargo en 340 mil, servicio de $250.000 y más ‘tumbes’

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here