cambiazo
Con prueba de ADN se derrumbó su mundo y con otra, recuperó a su hija. Un padre y una madre que no se conocían unidos ahora por sus hijas cambiadas al nacer.
Noticias Barranquilla.

Hace cuatro años y medio las dos niñas nacieron en el mismo hospital, ninguna regresó con la madre que la tuvo y se criaron con familias que no eran las suyas, el cambiazo que hoy ha transformado la vida de dos familias.

La tarde del 21 de marzo de 2016 en la sala de parto del Hospital Niño Jesús de Barranquilla dos niñas eran esperadas con amor y nacieron bien, “gorda, rosadita” recuerda una de las madres; hoy día la mira y no puede creer que esa pequeña que ha criado y amado, no es su hija. Y que la que llevó en su barriga 9 meses, está con otra familia, un cambiazo del que no hay explicación.

Hubo dudas cuando la bebé fue creciendo en su casa en Cesar, lo mismo ocurría en otra casa en Santo Tomás, Atlántico.

No se parecían a los padres y familiares que las amaban y cuidaban.

Dos historias paralelas, tipo guión de novela pero esta vez, de la vida real.

No se parecía

Dos familias que sufren el drama de tener a hijas ajenas pero amarlas y querer estar con ellas y también, recuperar a las biológicas.

Un cruce de bebés en una sala de neonatos en Barranquilla para el que aún, no hay explicación clara.

Lea también: Se perdió en Pitalito y apareció en Cali, a la mujer desorientada en Bochalema la buscaba su familia

¿Qué pasó? es la respuesta que buscan, especialmente uno de los padres que empezó a ver señales para entender por qué su hija, no se parecía a él y las otras cinco sí.

Ella, amada porque dice él: “la amo, es mi vida”, no tenía sus rasgos y tampoco los de su mamá.

Para el hombre una explicación “más lógica” era que le habían sido infiel, la niña la tuvo fuera de su matrimonio, así que pensó que también a él lo habían engañado. La menor crecía sin ningún parecido, él le dio su apellido, la cuidaba, la llevaba con sus hermanas, respondía siempre por ella, pero no se le parecía.

Cuatro horas de un viaje en carro separaba a las niñas de sus verdaderas familias entre el Atlántico y el Cesar.

Cumplió dos años y mientras en Barranquilla al padre lo atormentaba la idea de que no fuera su hija, a otro padre en Cesar también, y ese si decidió dejar a su mujer con la niña. Las abandonó pensando que “le había puesto los cachos y eso nunca pasó”, dice la madre.

No se cruzaba la idea de un cambiazo en el nacimiento.

Ella en Cesar siguió criando a la pequeña pero de verdad, “no se parecía en nada a nosotros ni al papá”. Inexplicable que no hubiese rasgos ni de parientes lejanos.

Prueba de ADN

El padre, quien habló con TuBarco Noticias Caribe pero manteniendo su identidad en reserva, dijo que al ver que su hija crecía sin parecerse a su familia empezó una intensa búsqueda para entender qué pudo pasar.

Empezó a revisar en redes sociales como Facebook si había algo extraño con los contactos de su madre o alguien más.

Nada aparecía extraño, decidió por las dudas de infidelidad, ir a hacer la prueba de ADN, fue a un laboratorio y el resultado lo dejó frío: “Decía que no era hija mía, pero tampoco de ella”. O sea, no eran los progenitores. 

cambiazo de bebés en Barranquilla
Ni su hija, ni de la madre. La suya, ha sido criada por otra familia.

“Aquí pasa algo raro” dijo y pensó que podría encontrar respuestas en el hospital.

Recuerda que no pudo ir a acompañar el parto “por compromisos labores”, por tanto no estuvo ese día del 2016  y no sabía quiénes habían atendido a la niña ni cómo.

Fue al Hospital Niño Jesús para pedir explicaciones, registros e información. Y empezó un largo camino para descubrir la verdad.

Los registros de los partos

Finalmente tras un recurso de reposición le entregaron los expedientes de partos del día que su hija nació. Hubo otras bebés.

Se fue a redes sociales con los datos obtenidos y en Facebook un día encontró un perfil con una foto de una niña que le llamó la atención, pero estaba en Cesar. “Esta es mi hija”, dijo.

Aunque podría parecer un acosador y terminar en problemas, no lo dudó empezó a mandar mensajes a la dueña del perfil, una joven. A sus familiares que aparecían como contactos. 21 días después, recibía una respuestas.

No había tiempo que perder, cuando logró contactarse con la madre le explicó lo que sucedía y sus sospechas.

“Podrías tener a mi hija y yo la tuya”, así. Sin más, como un balde con agua helada. El impacto para la mujer en otra ciudad, fue congelarse.

Él le dijo que le pagaba pasajes y se conocieran, finalmente ella viajó a Barranquilla.

Y la prueba de ADN de nuevo le devolvía la esperanza a él: “Era hija mía e incompatible con ella”. Todo digno de un guión para Hollywood.

La pesadilla entonces empezaba para esa madre a la que su pareja abandonó con una bebé, pensando que le había sido infiel.

“Me quería morir”

La mujer, que cuando tuvo a la niña tenía 22 años de edad, habló con El Heraldo y le confesó que ha vivido momentos duros tras descubrir el cambiazo de su hija.

“Es mi hija, solo puedo resumir las cosas de esa forma. Solo pido ayuda y acompañamiento para poder enfrentar todo esto. Sola ha sido muy difícil”, le dijo al periódico.

Ha contado que incluso, cuando supo de toda la situación, intentó quitarse la vida, su salud se ha deteriorado también por el estrés.

La hija que crió no es la suya y la ama, pero de la que estuvo embarazada está con otra familia, ya la conoció y aunque para ella ha sido más dificil, está conociéndola, queriéndola.

Por ahora explicó, las dos niñas están en Santo Tomás Atlántico con el papá.

Él, dice que puede responder por las dos, que quiere tener a las dos menores juntas y que lo más importante es pensar en ellas y el impacto psicológico de este cambio y la verdad de sus vidas.

Otras noticias:

El Hospital Niño Jesús de Barranquilla donde ocurrió el cambiazo de las dos bebés en el año 2016, no ha explicado cómo pudo ocurrir eso pero se pudo tratar de una “confusión” con las niñas nacidas al mismo tiempo.

Han explicado que esperan la notificación del proceso judicial que el padre inició, porque hasta ahora no se trata de una demanda por indemnización, sino la búsqueda de una explicación porque si hubo, un daño moral y emocional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here