tendero Bogotá Kennedy
El tendero, conocido en la Localidad de Kennedy, llegó sin vida al centro médico. El ladrón sin pensarlo, le disparó dos veces, a la cabeza y no lo hirió, la segunda bala si pegó en el tórax.

El tendero, conocido en la Localidad de Kennedy, llegó sin vida al centro médico. El ladrón sin pensarlo, le disparó dos veces, a la cabeza y no lo hirió, la segunda bala si pegó en el tórax.

Noticias Bogotá.

A pesar de tener los rostros y algunas pistas sobre los ladrones homicidas, en Bogotá no han capturado a los sujetos que mataron al tendero Henry, cuando llegaron a atracarlo el 17 de julio.

Iban en dos motos y al parecer ya habían estado en la zona, y sabían a qué hora el tendero reabría después del almuerzo.

Uno de los ladrones amenazando a las personas y menores que estaban en el sitio.

La cámara de seguridad del establecimiento, ubicado en la Localidad de Kennedy en el sector Tierra Buena, captó la indignante escena.

Dos sujetos, que iban en moto, ingresaron a la tienda que además, permitía pago de servicios públicos y era corresponsal bancario, por ello presumen, los sujetos llegaron, por dinero de esas transacciones.

Un disparo al tórax

Los ladrones iban por la plata de la caja, la que estaba en efectivo, en el lugar incluso había menores y aún así, sacaron sus armas de fuego.

El homicida apunta a la mujer en la caja, la amenaza para que no vaya a activar ninguna alarma.

El tendero Henry les dice que ya no hay plata, que no amenacen a los niños y en medio de esa ‘discusión’, uno de los ladrones le apunta y acciona el arma; la víctima esquiva la bala que iba a la cabeza.

Luego de estos, y en medio del susto y la tensión, la víctima les reclama y les dice que se retire que ya no hay más, y ahí, el delincuente le vuelve a disparar, esta vez la bala impacta en el tórax. Segundos bastaron para que el tendero, cayera sin vida al lado de su mujer, quien desesperada pide ayuda.

El tendero Henry herido en su negocio, la bala le impactó y en segundos se desplomó. Lo llevaron al hospital pero ya iba sin vida.

Al final, los ladrones homicidas al ver la situación en el lugar. Se van. No roban.

Así quedó grabado el homicidio.

Henry Augusto Ávila, de 45 años de edad, era un tendero conocido en la zona. Por este crimen piden dar con los responsables, pero además, acabar con la ola de hurtos a tenderos, comerciantes y ciudadanos en Kennedy.

Como en otras ciudades, sujetos armados, en motos atracando en cualquier lugar y a cualquier hora del día.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here