La decisión la comunicó la Fiscalía este lunes.

Noticias Colombia

Jhon Jairo Velásquez Vásquez alías ‘Popeye’, tendrá que seguir en la cárcel porque la Fiscalía definió que sí sabía que Pablo Escobar mandó a matar al periodista Guillermo Cano en diciembre de 1986.

El ente investigador tiene nuevo material probatorio, que establece que el sicario de confianza del extinto ‘capo’ de Medellín, supo todo el plan para atentar contra Cano.

Hay nuevos testimonios de confesos integrantes y colaboradores del extinto Cartel de Medellín y otra evidencia recopilada.

A ‘Popeye’ lo estaban investigando porque había indicios que había participado en la reunión en la que Escobar ordenó la muerte del periodista.

Cano se convirtió en el enemigo número uno del narcotraficante, por las publicaciones que hacía El Espectador, diario que dirigía.

Cuando el periodista iba del trabajo a su casa en Bogotá un 17 de diciembre hace 32 años, dos sicarios lo atacaron a tiros.

Murió dentro de su vehículo cuando iba por la Avenida 68.

Pero para ese asesinato, se planeó “el mandado”.

Gustavo Adolfo Gutiérrez Arrubla, alias Maxwell, hizo la inteligencia para saber la rutina de Cano y esa información se la pasaron a los sicarios.

Pero ‘Popeye’, habría ayudado a armar cómo sería el atentado.

Ante eso, la Fiscalía lo señala como presumo autor del delito de homicidio agravado.

La decisión la tomó una fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos.

Para Maxwell, se dispuso medida no privativa de la libertadque contempla presentaciones periódicas ante la autoridad competente, prohibición para salir del país, mantener buena conducta individual, familiar y social; no tener contacto ni comunicación con las víctimas, y pagar una caución equivalente a diez (10) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

‘Popeye’ está actualmente y desde el 2018, preso por delito de extorsión en la cárcel “La Tramacúa”, en Valledupar.

Allí permanece en el pabellón de máxima seguridad.

La Revista Semana recuerda que esta preso “en el marco de una investigación por sus supuestas alianzas con una “oficina” de ajuste de cuentas que estaba amenazando a sus víctimas en Medellín”.

Y apenas termine ese proceso, seguirá preso por el caso de magnicidio de Cano, pero no está claro si en este mismo centro penitenciario o en otra ciudad de país.

También puede leer:

Más de 3000 mujeres fueron abusadas en Nariño pero la mayoría de casos siguen impunes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here