Ocurrió en un reconocido apiario de ese municipio.

Una insólita masacre se registró en el municipio de Sevilla, en el norte del Valle.

Un apicultor denunció que tres millones de abejas de su propiedad resultaron envenenadas.

«Alguien abrió los cajones en los que estaban las abejas y les echó como un polvo blanco, similar al cemento. En total, 30 colmenas fueron atacadas», dijo Julio Campusano, víctima de este hecho.

Agregó que «cuando revisaron los apiarios, vimos que no se movían las abejas».

Además de las abejas obreras, dice el apicultor, murieron 30 abejas reina y varios zánganos (los machos de las colmenas).

Inicialmente, medios locales registraron que eran un millón y medio de abejas.

Sin embargo, en un nuevo conteo se determinó que las víctimas eran el doble de las inicialmente contadas.

Apiario de la fábrica El Manjar, donde ocurrieron los hechos. 

Aunque Campusano dice que no había recibido amenazas por su labor, sospecha que se trata de una venganza.

«Desconfió como de cinco personas. Hay quienes se fueron de aquí y les da rabia, a uno de ellos lo cogimos robando», dijo el hombre.

El microempresario estima que tardará al menos ocho meses en recuperar su capital de trabajo.

Desde que ocurrió el hecho, el pasado 25 de enero, está en vilo la producción de miel, polen y cera en esta fábrica, tradicional en Sevilla.

«Ojalá pudieramos saber quién es. Nos tocará poner cámaras de seguridad, porque es probable que la persona que lo hizo regrese», indicó el afectado.

Organizaciones defensoras de los derechos de los animales mostraron su rechazo frente al hecho y piden que las autoridades encuentren a los responsables.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here