El atroz crimen ocurrió en Santander de Quilichao.

 

Noticias Cauca

Mercy Mayerly Barrero perdió a la mayor de sus hijas esta semana, tras un cruel ataque que la niña de 11 años sufrió por parte –presuntamente- de un familiar, hoy pide que no la dejen sola. Y justicia.

“Que encuentren al culpable y le den cadena perpetúa”, le dijo a Noticias RCN este viernes durante una marcha.

Y fue más allá, “que sea quien sea no le vayan a dar beneficios”.

Horas después la Fiscalía reveló que el presunto feminicida, es un primo hermano de la pequeña Emily Zuleiny.

Lo capturaron tras las pesquisas que le permitieron al CTI, encontrar evidencias.

Pero Mercy, de 32 años de edad, tiene otra hija que hoy le preocupa, la pequeña tiene 4 años.

No entienden aún muy bien que sucedió con su hermana, su cómplice de travesuras, su compañera.

Pero su mamá, intentando digerir el dolor para cuidarla, sabe que los riesgos son reales.


Mercy ha sido arropada por su comunidad en Santander de Quilichao.

Este viernes en la noche, mientras velaba el cuerpo de su pequeña Emily, la directora y un equipo del Bienestar Familiar llegaron allí.

Aprovechó esa presencia institucional, para pedir apoyo, quiere mejorar su calidad de vida y poder estar más presente para cuidar a su hija pequeña.

Es que Mercy, es madre cabeza de hogar, debe trabajar en oficios varios para poder sostener económicamente su casa.

Mercy Barrero, madre de Emily. Foto: captura vídeo Noticias RCN.

Eso le implica, estar ausente varias horas durante el día.

De hecho, Emily salía de estudiar, recogía las llaves donde su abuela y se iba a su casa.

Allí permanecía sola hasta la noche.

La tragedia

Pero para esta madre, la vida ha dado un giro radical.

El cuerpo hallado en un costal y con signos de tortura sí es el de Emily Suleyni, la niña desaparecida en el Cauca

Ahora está en otro escenario y por encima de su dolor piensa en cómo proteger a su hija, que apenas empieza la vida, le dijo a Juliana Pungiluppi.

“Ella nos ha pedido que quiere nivelar sus estudios, quiere estudiar derecho”, dijo Pungiluppi, directora del ICBF.

Evaluarán si clasifica para un programa de Familias en Acción.

Mientras, Mercy va dando los pasos del duelo más terrible que puede sufrir una madre.

A la par, sigue el proceso judicial contra el sobrino de su expareja.

Los agresores, son conocidos

Pungiluppi advirtió que más del 50% de los agresores de los menores “son familiares, son personas cercanas”.

Llamó a estar vigilante del entorno de los niños y niñas.

Las señales de alerta siempre están allí han dicho expertos.

“El entorno familiar debe ser protector, nuestras comunidades deben ser entornos protectores”, dijo la funcionaria.

 

También lea:

¿Sociedad enferma? 64 menores son abusados cada día en Colombia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here