Todos los días de lunes a vienes los niños reciben un suculento almuerzo hecho por la madres cabeza de hogar que son un talento humano importante en esta fundación

La Fundación Getsemaní fue fundada hace tres años en el barrio Sucre de Cali, no solo apoyan a los niños del sector sino también a personas en condición de calle y adulto mayor.

Noticias Cali.

La Fundación Getsemaní lleva tres años haciendo labor social en el barrio Sucre de Cali, una trayectoria que les ha permitido ayudar a la niñez mas vulnerable, personas en condición de calle, adulto mayor y madres cabeza de hogar.

Lea También:

Getsemaní nace desde las vivencias propias de Yeimi Osorio su fundadora, se crio en el mismo sector de la capital vallecaucana, ella cuenta que la falta de recursos, parques y problemas sociales la llevaron a pensar en trabajar por la niñez del barrio.

Aunque el enfoque principal eran los niños y niñas de la zona, poco a poco extendieron esa mano amiga a personas en condición de calle y adultos mayores

Han pasado 3 largos años, en donde han logrado la implementación de un comedor comunitario en apoyo con la Arquidiócesis de Cali y Alcaldía

«Poder darles un alimento tanto físico como espiritual»

Todos los días de lunes a vienes los niños reciben un suculento almuerzo hecho por la madres cabeza de hogar que son un talento humano importante en esta fundación

A su vez que el alimento espiritual o la oración hace parte de las actividades, valores y diálogos para el buen comportamiento que desean enseñarle a los niños.

Actividades con personas en condición de calle

Eventualmente se realizan ollas comunitarias, se brinda el espacio para que puedan tener servicio de baño, cambio de ropa y peluquería

Algunas de las prendan son recibidas en donación por otras organizaciones de apoyo y personas voluntarias.

«Son parte de las cosas que hacemos, para hacerle entender que hay gente que se preocupa por ellos y no están en el olvido», expresa  Neila Moreno, vicepresidenta de la Fundación

Prevención de sustancias psicoativas

La fundación tiene facilitadores la mayoría jóvenes, ellos son los que se encargan de ir a las escuelas a dictar charlas de prevención a las drogas y sus consecuencias.

A su vez los sábados realizan con niños talleres para el refuerzo escolar, principalmente la materia de matemáticas.

Alianza  con Connacce Chaplains

Durante las jornadas en el sector cuentan con el apoyo de la organización Connacce Chaplains, está constituida por capellanes siendo hombres y mujeres que aceptan el compromiso de ser instrumentos de Dios.

Todo esto con el fin de restaurar la salud mental, física, social y espiritual de la humanidad, especialmente de los más necesitados.

Para Liliana Mayor Capellana «con estas jornadas lo que se busca es hacerles entender que no están solos, que hay un sector de la sociedad que no se ha olvidado de ellos».

Una comunidad agradecida

Para la fundación ha sido muy importante el apoyo y la aceptación de todos los que viven en el barrio.

«Digamos que cuando las personas hablan de Sucre mucha gente dice, » Da susto venir al sucre», pero cuando la gente ya te conoce ellos mismo buscan el apoyo y se sienten agradecidos», detalla Neila Moreno.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de @fund.getsemani

  • Estas son historias de periodismo ciudadano de TuBarco

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí