Opinión

Dios y sus raras maneras de bendecir y hacer milagros

El mensaje espiritual que reconforta

 

Opinión/Armadura de Dios

Ya sabemos que Dios es creativo para dar bendiciones y hacer milagros.

El propio Jesús puso barro en los ojos de un ciego y le devolvió la vista (Juan 9:6). También Naamán, el leproso que fue sanado de su terrible enfermedad después de haberle ordenado a través de Eliseo que se sumergiera en el río Jordán (2 Reyes 5:10).

O al propio Lázaro, quien fue resucitado tras cuatro días de haber muerto y su cadáver ya estaba inmundo (Juan 11).

De ejemplos como éstos, surge el planteamiento que el Señor bendice a los débiles y necesitados, igualmente levanta al caído.

Todo lo que el diablo usa para acabarte, Dios lo usa para bendecirte.

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”. Romanos 8:28.

Cuando todo parece que va mal, el Todopoderoso está obrando en nuestras situaciones cuando le pedimos que intervenga a nuestro favor.

“Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días”. Salmos 23:4-6.

La ayuda divina

Dios dice que esos problemas no acabarán contigo y no te angustiarán por siempre.

No importa en qué situación estemos y tal vez pasando por duros problemas de diversa índole. Todos hay que ponerlos en las manos del Rey de Reyes.

En la Biblia encontramos lo siguiente:

“Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo”. 2 Corintios 12:9.

La última palabra

Hay que recordar siempre que Dios es quien dice la última palabra en todo. Pero es necesario creer que Él lo puede hacer.

“Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte”. 1 Corintios 1:26-27.

Las formas que el Todopoderoso tiene para bendecir son diversas y ciertamente extrañas, lo que hay que hacer es acercarse con corazón limpio y arrepentido y Dios no lo rechazará.

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré”. Jeremías 29:11-12

Feliz y bendecida semana a todos los lectores de Tu Barco

 

La paradoja de Cristo

Comenta aquí