Dios

El plan para cambiarlo todo

‘Fito’ Hurtado/OPINIÓN 

Todo queda atrás. La semana santa, que comenzaba hoy con domingo de ramos, no es lo que importa porque todo mundo teme por su vida. En este verso hay parte de lo que nos está pasando con todo lo que sabemos del Covid 19, porque estamos en una época de juicio:

“Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos; sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío”. Isaías 11:3-4

Varios profetas en la Biblia, además de Isaías, expresan que Dios “herirá la tierra” para buscar un cambio en todos. Este puede ser ese momento porque la humanidad se ha apartado de su plan, se ha metido en delitos y pecados; sus pastores se han pervertido en la vanidad y el amor por el dinero que logran del diezmo y la ofrenda.

Otro pastor dijo torpemente que el coronavirus se iría si damos plata. No se trata de nada eso, el Todopoderoso quiere un cambio total y con todo su poder hará lo necesario para lograrlo.

Está anunciado que cortará de la faz de la Tierra a todo aquel que lo desagrade: “Jehová mata, y él da vida; El hace descender al Seol, y hace subir. Jehová empobrece, y él enriquece; Abate, y enaltece. El levanta del polvo al pobre, Y del muladar exalta al menesteroso, para hacerle sentarse con príncipes y heredar un sitio de honor. Porque de Jehová son las columnas de la tierra, Y él afirmó sobre ellas el mundo.  1 Samuel 2:6-8.

SOBRE LOS PASTORES.

Es posible que desaparezcan las mega iglesias ostentosas, llenas de humo y ruido que no son agradables a Dios, sino que han hecho de los púlpitos un sitio de espectáculo. Esta semana uno de aquellos pastores pidió ayuda económica  al gobierno porque sus iglesias están “quebradas”. De inmediato vinieron las protestas en redes sociales por tan inesperada petición.

Sobre esto es necesario poner la situación en sus justas proporciones bajo dos parámetros: el primero es que se piensa de manera generalizada que los pastores van tras el dinero de sus fieles y que son deshonestos, convirtiéndose en los llamados ‘atracadores de púlpito’ . Y lo segundo, que contrasta con el primero, es que no todos son así; hay ministros de Dios fieles a la palabra del Señor y decididos a rescatar almas. Hay sacerdotes en la iglesia católica a quienes les duelen los feligreses y hacen muy bien su trabajo.

Qué dice la Biblia sobre los pastores:

“Aullad, pastores, y clamad; revolcaos en el polvo, mayorales del rebaño; porque cumplidos son vuestros días para que seáis degollados y esparcidos, y caeréis como vaso precioso. Y se acabará la huida de los pastores, y el escape de los mayorales del rebaño. ¡Voz de la gritería de los pastores, y aullido de los mayorales del rebaño! porque Jehová asoló sus pastos. Y los pastos delicados serán destruidos por el ardor de la ira de Jehová. Dejó cual leoncillo su guarida; pues asolada fue la tierra de ellos por la ira del opresor, y por el furor de su saña”. Jeremías 25:34-38

Lo que sabemos es que después de esta pandemia, nada será igual y se establecerán cambios profundos, desde luego en la iglesia, que somos todos y por ende en lo más arraigado de la sociedad. No es momento de juzgar a los demás, es un tiempo de orar, reflexionar, pedir perdón y cambiar de rumbo; porque estábamos llevando una vida alocada y de paso acabando con el planeta.

UNA SENTENCIA.

En otro texto, también del profeta Isaías, habla algo muy parecido a lo que estamos viviendo:

“Acercaos, naciones, juntaos para oír; y vosotros, pueblos, escuchad. Oiga la tierra y cuanto hay en ella, el mundo y todo lo que produce. Porque Jehová está airado contra todas las naciones, e indignado contra todo el ejército de ellas; las destruirá y las entregará al matadero. Y los muertos de ellas serán arrojados, y de sus cadáveres se levantará hedor; y los montes se disolverán por la sangre de ellos. Y todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera. Porque en los cielos se embriagará mi espada; he aquí que descenderá sobre Edom en juicio, y sobre el pueblo de mi anatema”. Isaías 34.

Dios está lleno de ira con las naciones porque también sus jueces, sus magistrados han prevaricado.  Este un período de oración, ayuno y clamor por misericordia para que se afloje el lazo que nos ahorca.

Lea también: El pájaro que se sobrepuso a la adversidad.

Feliz y bendecida semana para todos lectores de Tubarco.

Escrito por Hernando ‘Fito’ Hurtado, maestro de doctrina cristiana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here