Para ser policía tuvo que solicitar el permiso a los líderes de su resguardo indígena.

Noticias Cauca

Ingresó a la Policía Nacional a la edad de 22 años, y nunca olvidó sus raíces como indígena Guambiano o Misak.

Yesid Tunubalá Yalanda, en la actualidad  es Patrullero adscrito al departamento de Policía Cauca.

Lleva más de ocho años en la institución y gracias a ella ha alcanzado grandes logros.

«Como todo niño tuve un sueño, y este consistía en que quería ser Policía, y lo logré», expresó Tunubalá.

¿Por qué decide ser Policía?

Su amor por la institución comenzó cuando a la edad de cinco años de edad se extravió en la vía Piendamó – Silvía, en el Cauca.

«Llegué a un parque en donde no supe que hacer, estaba perdido y asustado, fue ahí cuando conocí sin saberlo, a un policía», mencionó.

Recuerda, que gracias a este uniformado pudo regresar a casa al lado de sus padres.

«Esa imagen de él ayudándome se quedó grabada en mi mente y por eso quise ser Policía», explicó.

«…Eso era lo que quería hacer, ayudar a los demás”. Cuenta Tunubalá.

¿Quién es el indígena Misak que pide a Duque mano dura contra protestas en Cauca?

 Sus inicios en la institución

A la edad de 22 años se presentó a las inscripciones de la Policía en el departamento del Cauca.

En el 2011, 2011 Yesid, junto con otros 110 jóvenes ingresó a la Escuela de Policía Simón Bolívar de Tulúa, donde adelantó sus estudios.

Al finalizar sus estudios fue destinado a laborar al departamento del Cauca, en donde inicialmente se desempeñó en el grupo de derechos humanos.

Comenzó a ser el interlocutor entre la Policía y la comunidad Misak, la misma a la que pertenece.

“Esto era lo que yo quería, me nacía del corazón brindarle ese apoyo a mi comunidad que representa la armonía, dialogo de una autoridad a otra, sin generar conflicto alguno”, puntualiza.

El trueque de Viernes Santo en una comunidad indígena

Su familia

Narra que para ser policía tuvo que convencer a sus padres, debido a que en su momento no lo querían apoyar.

Una vez recibe el apoyo de ellos, comienza a buscar el respaldo de sus «Mayores» del resguardo indígena.

«Al saber cual era mi intensión de hacer parte en la Policía, los Mayores me dieron la autorización necesaria», explicó el Patrullero.

En la actualidad lleva cinco años de casado y es padre de dos pequeños.

Su identificación como Policía

Ahora es representante de la autoridad policial en su comunidad, aun cuando no porte el uniforme lleva la placa de identificación policial.

La porta en un collar especial que las mujeres de  su etnia tejieron, guiadas por el Murbik quien es la autoridad, el curandero y experto en tejido.

Representa los colores de los paisajes del Cauca, símbolo de muchos lugares donde sus ancestros vivieron y su familia continúa el legado.

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí