cantante Britney Spears
"Estuve de gira en 2018. Me vi obligada a hacerlo", denunció que después de cuatro años de trabajo "sin parar" y agotada, la obligaron a seguir o la demandaban. La amenazó su abogado y su padre estuvo de acuerdo.

«Estuve de gira en 2018. Me vi obligada a hacerlo», denunció que después de cuatro años de trabajo «sin parar» y agotada, la obligaron a seguir o la demandaban. La amenazó su abogado, y su padre estuvo de acuerdo.

Noticias Internacionales.

Britney Spears volvió a una audiencia en una corte después de varios años, y rompió el silencio, «no había vuelto porque no creo que me escucharan la última vez que estuve» dijo a modo de queja a la jueza Brenda Penny, que ha llevado su caso, la cantante está bajo la custodia legal de su padre (Jamie Spears), en todo sentido.

Tras su crisis del…su papá logró que la corte le otorgara la tutela de su vida: le maneja el dinero, los proyectos, su música, su vida y hasta la crianza y manejo de sus hijos.

Dijo estar cansada, «lloro todos los días».

Le pidió a la jueza que le autoricen a dar entrevistas, hablar con la prensa de su tutela.

Pidió que se evalúe retirarle la tutela a su padre y que «de cara al futuro, no estoy dispuesta a reunirme ni a ver a nadie. Me he reunido con suficiente gente en contra de mi voluntad. He terminado».

Sus problemas legales

En 2002 Britney Spears fue nombrada la celebridad más poderosa de Hollywood por la revista Forbes.

Estaba en ascenso, y luego vino el recordado episodio de su cabeza rapada en California, y los escándalos siguientes, perdió la custodia temporal de sus hijos (dos) y se la dieron a Kevin Federline, su exesposo.

Fue en febrero del 2008 cuando su padre ganó su tutela, la internó en un hospital y la corte la declaró incapaz de cuidar de si misma.

Las revelaciones de Spears

Esta semana el mundo del espectáculo se ha visto revolucionado por la declaración de Britney Spears en la corte, vía telefónica ya que era virtual.

Y es que si bien es sabido que ella está bajo la tutela de su padre, lo que dijo ha sido un choque con lo que ha mostrado este tiempo.

Su vida denunció, ha sido un infierno.

Ha estado entre pastillas, consultas psiquiátricas, centros de rehabilitación, ‘obligada’ a trabajar sin parar en giras, en canciones y en promociones y publicidad.

Ha denunciado que cada vez que se niega a hacer algo que le exige su equipo de trabajo, su abogado o su padre, inmediatamente llaman al terapeuta y le dicen que no está cumpliendo el tratamiento.

Al ‘denunciarla’ con su médico tratante, este puede ordenar que vaya a rehabilitación en determinados lugares, como ya le ha pasado.

  • «Estuve de gira en 2018. Me vi obligada a hacerlo», denunció que después de cuatro años de trabajo «sin parar» y agotada, la obligaron a seguir o la demandaban. La amenazó su abogado y su padre estuvo de acuerdo.
  • «Cuando dije que no a un paso de baile en los ensayos, fue como si hubiera colocado una bomba enorme en alguna parte, y no quiero vivir de esta manera».
  • «No estoy aquí para ser esclava de nadie, puedo decir que no a un paso de baile».
  • «Después de decirle que no a (show en) Las Vegas, me cambiaron el medicamento. Me mandaron a tomar más litio». Con ese medicamento dijo, «me sentí borracha, no podía ni sostener una conversación».
  • «No creo que le deba a nadie ser evaluada. He hecho más que suficiente. No siento que deba estar en una habitación con alguien que me ofenda tratando de cuestionar mi capacidad de inteligencia, si necesito estar en esta estúpida tutela o no».

Denuncio que le metieron un equipo de varias enfermeras a su casa, para vigilarla y cuidar que se tomara todos los medicamentos. No la dejaban salir, «durante un mes».

  • «Mi familia no solo no hizo una maldita cosa, mi papá estaba de acuerdo, cualquier cosa que me sucediera tenía que ser aprobada por mi papá».

Todo el tratamiento, el personal y los demás honorarios que se generen, los paga Spears de su plata, de los que produce con su carrera musical, regalías. 

Todo lo paga ella

De los aspectos económicos, la cantante estadounidense denunció que además de someterla al trabajo y limitar su vida, es ella quien corre con todos los gastos.

«Las enfermeras, la seguridad 24 horas al día, 7 días a la semana. Había un chef que vino allí y me cocinaba todos los días durante la semana. Me veían cambiarme todos los días desnuda, mañana, mediodía y noche. Mi cuerpo —no tenía puerta de privacidad para mi habitación. Les di ocho galones [30 litros] de sangre a la semana. Si no hacía ninguna de mis reuniones y [si no] trabajaba de ocho a seis de la noche, que son 10 horas al día, siete días a la semana, sin días libres, no podría ver a mis hijos ni a mi novio», dijo en la corte.

«Contratan todo con mi dinero, [a] otra persona para mantener», denunció.

Dijo que «en California lo único similar a esto se le llama tráfico sexual. Hacer que cualquiera trabaje, trabajar en contra de su voluntad, quitarle todas sus posesiones».

Llamó la atención de la jueza, al señalarle que «deberían estar en la cárcel (…). Mi precioso cuerpo ha trabajado para mi papá durante los últimos malditos 13 años, tratando de ser tan buena y bonita. Tan perfecta porque me trabaja tan duro cuando hago todo lo que me dicen».

Britney Spears habló durante 20 minutos, y aunque la audiencia era privada, el audio de lo que dijo se filtró.

La audiencia de la cantante:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí